bridge6.jpgbridge3.jpgbridge2.jpgbridge1.jpg

21/08/2015

“El hombre radical, comprometido con la  liberación de los hombres .....se inserta en la realidad para, a fin de conocerla mejor, transformarla mejor.
No teme enfrentar, no teme escuchar, ...No teme el encuentro con el pueblo. ..No se siente dueño del tiempo, ni dueño de los hombres, ni liberador de los oprimidos. Se compromete con ellos, ...para luchar con ellos por la liberación de ambos”( Paulo Freire. Pedagogía del oprimido)

El mundo sigue viviendo su crisis, esta semana caen las cotizaciones de las bolsas en Europa, Asia, Estados Unidos, también caen los precios de las materias primas y el petroleo. Europa y Grecia llegan a un acuerdo para su deuda, pero nadie -ni el FMI- creen que sea una solución. El problema, aunque los cables no lo mencionen, es el enriquecimiento absurdo de unos pocos, mientras la mayoría de la humanidad -donde se produce lo suficiente para todos- sufre la pobreza, la miseria y la exclusión por carecer de dinero, mientras por otro lado cierran empresas que no pueden vender lo que producen -o no ganan lo suficiente de acuerdo a las gráficas de sus dueños.

    Como prueba  tenemos en Uruguay, en pequeño: cierra Fripur, procesadora de pescado con mil empleados. Hace unos meses se retiran dos empresas extranjeras -procesadoras de leche- pues las utilidades no satisfacían sus expectativas, dejando cientos de trabajadores en la calle. En Paysandú, anotaba la prensa, 3,500 desocupados en los últimos meses; entre los cierres una cooperativa textil -Cotrapay- que con muchas dificultades había reabierto.

     Y esto merece una evaluación aparte, económica, política, ideológica, técnica y hasta de gestión. Un emprendimiento,  donde los trabajadores deben aprender tiene que tener un apoyo especial -la propiedad es la única forma de redistribución real de la riqueza- y el Estado debe proveer en lo financiero, técnico, comercial y, no menor, la ayuda en la gestión y control para que sea sustentable, eficiente, económica y socialmente. No se puede pedir que el Estado subsidie en forma permanente.
    Porque también la empresa privada -que plantea, que sobrevivan los eficientes- recibe enormes subvenciones:
    -Fripur debe más de USD 40 millones al BROU, tres años de licencia y salarios vacacional a sus empleados, no sabemos cuanto a DGI y BPS, etc.-    
    -Los 412 proyectos de vivienda social, una  renuncia fiscal de USD 635 millones
    -Las dos empresas lecheras ¿cuantos millones en exoneraciones?
   
Mientras Cotrapay, recibió 6 millones y esperaba por dos más, con toda la burocracia que demoró los plazos de entrega.

    Así, el capital privado, privatiza sus ganancias y socializa sus pérdidas.
Los trabajadores un pobre salario, mientras producen riqueza para otros. Y cuando el capital ya le sacó todo el jugo a su negocio y se llevó el dinero a otra parte, son dueños, ”libres al fin” de empresas fundidas.

    Alcanzado el gobierno o el poder, por la violencia o la via electoral vemos, confundidos, como la clase dominante ha sido capaz de embrollar  las cosas, cooptar a “jefes” de las clases subalternas, mantener y aun aumentar su poder, en la medida que crecen sus ganancias, su riqueza.
    Tal es así, que en los sectores populares se extiende el desánimo y crecen quienes reniegan de “la política”, de la lucha, convencidos, que el sólo hecho de triunfar, es el preludio de una nueva derrota.
    De nada sirve “el poder”, pues éste sólo corromperá a los nuevos dirigentes, en favor de la clase dominante. Este es el triunfo más completo que haya conseguido hasta hoy la burguesía: convencer  a sus enemigos de clase, de la inutilidad de la lucha.

    Mientras no se obtengan los instrumentos del “poder real” en la sociedad, es decir la riqueza y su fuente,  el Capital, los medios de producción en manos de los productores directos, no habrá cambios verdaderos.

    Sería ya la hora de que gobierno, trabajadores, ciudadanos tomaran el toro por los cuernos y pusieran proa a un proyecto donde lo primero sea la solución a las necesidades humanas. De otra manera, ¿para que quiere el gobierno, la izquierda?

El Pueblo Kurdo: la búsqueda de nuevos caminos para la libertad

El pueblo Kurdo está dando una feroz batalla por su libertad. Con gran flexibilidad, ensaya  nuevos mecanismos democráticos, que abarcan desde la participación  de la mujer en los cargos de dirección compartida y un rol en lo militar con batallones de mujeres que se destacan por su combatividad y valentía, hasta la municipalización de la economía y del poder.

“La municipalización de la economía significa que la propiedad y la gestión de la economía pasa a ser de los ciudadanos. Las propiedades serían expropiadas a las clases poseedoras a través de asambleas y confederaciones que actúan como un poder dual, en beneficio de todos los ciudadanos. Los ciudadanos se convertirían en los “dueños” colectivos de los recursos económicos de su comunidad.
Los ciudadanos tendrían que formular y aprobar las políticas económicas adecuadas para su comunidad. Ellos tomarían decisiones acerca de la vida económica, independientemente de su ocupación o su lugar de trabajo. Los que trabajaban en una fábrica podría participar en la formulación de políticas no sólo para la fábrica donde trabajan, sino para el resto de las fábricas y de las granjas productivas. Ellos participarían en esta toma de decisiones no como trabajadores, agricultores, técnicos, ingenieros, o profesionales, sino como ciudadanos. Su toma de decisiones sería guiada no por las necesidades de una empresa, profesión u oficio específico, sino por las necesidades de la comunidad en su conjunto.” (Artículo Completo)
 

Debemos recoger todas las experiencias, mirar a nuestro alrededor. Debemos aprender las lecciones de nuestra propia historia. Así nos hablaba Seregni en aquellos días aciagos, en que sólo cabía soñar:

“Si el peso acumulado de los hechos determina a los hombres, los hombres pueden modificar el curso de los hechos en la medida que sus decisiones se hagan colectivas, que interpreten las necesidades del pueblo. Entonces, ahora, ¿qué hacer? ¿Qué decisiones tomar? ¿Qué caminos proponer?”
…..............
“Continuaremos presionando sin cesar a través de las movilizaciones populares, para acentuar, para promover, para impulsar todos aquellos índices concretos de cambio real en las estructuras del país. Siempre en el camino de las reivindicaciones populares y de la recuperación del país.” (Gral. Liber Seregni, 29 de abril de 1972)

Joomla templates by a4joomla