bridge3.jpgbridge2.jpgbridge1.jpgbridge6.jpg
ECONOMIA › PARA EL FONDO MONETARIO, EL AJUSTE QUE APLICA EUROPA ES EXAGERADO

El FMI se espanta de su propia obra

Pagina12 – 06/10/2011

Después de haber impuesto una batería de recetas neoliberales a Grecia, Portugal e Irlanda, el Fondo cuestionó al Banco Central Europeo por demasiado ortodoxo. Advirtió que no se puede descartar una recesión para 2012 como resultado de esas políticas.

 Los mercados europeos tuvieron ayer un respiro luego de dos jornadas de fuertes caídas en sus cotizaciones, aunque la economía de la Eurozona sigue asfixiada por los sucesivos planes de ajuste. Los principales indicadores accionarios en el Viejo Continente registraron rebotes de hasta casi 5 por ciento, ante la previsión de una acción coordinada para capitalizar la banca europea. En tanto, crecen las protestas en Grecia contra los recortes en el gasto, las privatizaciones y los despidos masivos, que componen el programa de ajuste solicitado al país heleno. Las recetas impulsadas en Europa recogieron críticas hasta del Fondo Monetario Internacional, que pidió, paradójicamente, menos ortodoxia en las políticas de la región. Las autoridades del organismo pidieron al Banco Central Europeo que adquiera bonos de la región y recorte la tasa de interés. En tanto, en Bélgica se multiplicaron las corridas contra las sucursales del Banco Dexia, por miedo a un “corralito”.

Desde el inicio del segundo capítulo de la crisis mundial los países con mayores problemas en sus finanzas públicas fueron forzados a presentar planes de ajuste para controlar el gasto y así ser merecedores de nuevos rescates financieros. Las recetas implementadas hasta el momento sólo están agravando la recesión en estas economías. Sin embargo, los gobiernos continúan profundizando esa política para ganar tiempo, mediante inyecciones de liquidez que, además, cada vez son más frecuentes y necesarias para evitar la bancarrota de esos países. Entre los principales impulsores de ese tipo de recetas se encuentra históricamente el FMI. Pero ayer cambió su discurso.

El Fondo advirtió que “no se puede descartar” una recesión global el año próximo y exhortó a los países europeos a que eviten frenar el crecimiento económico con drásticos planes de austeridad. Lo hizo a través de su representante en Europa, Antonio Borges. El director europeo recomendó “un cambio”: que se dejen de lado las medidas de austeridad y se siga el ejemplo de las políticas de estímulo de Estados Unidos y Gran Bretaña. El informe presentado no menciona las condiciones impuestas a las economías de Grecia, Portugal e Irlanda por el propio FMI. De hecho, la troika auditora, que también integran autoridades del Banco Central Europeo y la Unión Europea, estudia la implementación de los planes de ajuste en Grecia antes de hacer el desembolso del sexto tramo del paquete del rescate aprobado el año pasado. Borges se manifestó confiado en que la entrega de ese tramo tendrá “un final positivo”.

El Eurogrupo exige más ahorro y privatizaciones por parte de Atenas para tapar los agujeros presupuestarios que se esperan en 2013 y 2014. El directivo del FMI consideró que “sería necesario un nuevo plan que se concentre más en una deuda sostenible y en una reactivación del crecimiento económico”. En tanto, los trabajadores griegos cumplieron desde temprano el primero de dos paros generales convocados para este mes contra el ajuste decidido por el gobierno, durante el cual hubo incidentes (ver página 20). También se registraron incidentes en varias ciudades de Bélgica y Francia, debido a que los ahorristas con cuentas en el Dexia acudieron masivamente a las sucursales del banco a retirar su dinero, por temor a que se congelen los fondos o la entidad presente quiebra. Dexia ya fue rescatada en 2008 y ahora se reinstalaron los rumores de insolvencia, lo que obligará a los gobiernos de esos países a salir otra vez en su ayuda.

Para evitar el contagio, la canciller alemana, Angela Merkel, consideró necesario una recapitalización de la banca europea. Merkel indicó que la medida sería apropiada si se constata que la capitalización de los bancos no es suficiente a la vista de la actual situación de los mercados financieros, algo que deben evaluar los expertos, y no los jefes de Estado y de gobierno. La posibilidad de que esta iniciativa avance, dado el peso de Alemania en las decisiones de la Eurozona, justificó la recuperación en las Bolsas europeas. El índice Dax de Francfort lideró las ganancias con un 4,9 por ciento. Le siguieron los índices líderes de Italia (3,9), París (3,2), Londres (3,2) y Madrid. Esta mejora cruzó el Atlántico alcanzando a Wall Street, en donde el Dow Jones mejoró 1,2 por ciento.

La expectativa se encuentra ahora en lo que suceda con la capitalización del Fondo de Estabilidad Financiera para Europa. El FMI anticipó que no contempla la compra de deuda pública de países europeos, tarea que –considera– debe llevar a cabo el BCE.


Joomla templates by a4joomla