bridge2.jpgbridge3.jpgbridge1.jpgbridge6.jpg

(Urgente24). 24/11/2011
El Instituto Internacional de Finanzas (IIF), que agrupa a 400 entidades financieras en todo el mundo, asegura que la situación en la zona euro "ha empeorado" en el último mes hasta caer "en una nueva recesión", que provocará una contracción de la economía europea del 1% de su Producto Interior Bruto (PIB) en 2012.

"La situación en la zona euro ha tomado un serio giro negativo en el pasado mes. La economía ha entrado en lo que consideramos una nueva recesión", asegura esta institución en su nuevo informe sobre las perspectivas económicas mundiales para 2011 y 2012.

El IIF fue la entidad que, en representación del sector bancario privado, llevó las negociaciones con las instituciones de la Unión Europea en las que se acordó una "quita" del 50% sobre la deuda griega el mes pasado. Según asegura, esta nueva recesión provocará "una ampliación de los déficits presupuestarios y debilitará la calidad de los activos financieros aún más" en la zona euro.

Para el último trimestre del año 2011, la asociación bancaria pronostica una contracción del 2% como consecuencia de la escasez de crédito y los ajustes fiscales. Criticó, en este sentido, a los líderes políticos europeos que están luchando por "mantenerse a flote" en esta difícil situación y lamentó que algunas de sus acciones "están haciendo el problema peor, no mejor".

"El programa de alivio de la deuda de Grecia está espantando a los inversores de otros mercados periféricos, y los bancos están siendo forzados a aumentar sus ratios de capital rápidamente lo que acelerará la contracción de sus balances", indicó el estudio, dirigido por Phillip Suttle, economista jefe del IIF. Además, subrayó que países clave, especialmente Italia, "han sido dolorosamente lentos a la hora de adoptar reformas estructurales".

La agrupación de banqueros insistió en que el Banco Central Europeo (BCE) es la única institución capaz de ofrecer "apoyo realista" en las próximas semanas y precisó que es "probable" que la política expansiva del BCE continúe en su siguiente reunión de diciembre. El IIF alertó de que "la debilidad en la zona euro puede extenderse al resto del mundo, principalmente, a través del sector bancario".

Portugal

La calificación BB+ es el primer escalón de los denominados bonos basura, y Fitch acaba de adjudicársela a Portugal.
Fitch justifica su decisión por los grandes desequilibrios fiscales, el alto endeudamiento en todos los sectors y las perspectivas macroeconómicas adversas, ya que todo ello implica que su perfil de crédito no es consistente con el grado de inversión.

Además, la agencia ha reducido sus previsiones de crecimiento para el país dado el empeoramiento del panorama europeo y ahora espera que se contraiga un 3% en 2012.
Además, cree que en los próximos dos años, la recesión hace que el plan de reducción del déficit planeado sea mucho más complicado de cumplir e impactará negativamente en la calidad de los activos financieros.

A pesar de ello, Fitch juzga que el compromiso del gobierno son su plan es fuerte. Así, espera que el país cumpla con el objetivo de reducir el déficit al 5,9%.
Para el año que viene, el presupuesto está bien diseñado, con razonables previsiones del PIB, por lo que la agencia espera que también cumpla con el objetivo de reducir el déficit al 4,5%.

Sin embargo, mantiene ciertas reservas, ya que cree que hay grandes riesgos de que no se cumpla, principalmente por empeoramiento del entorno macro o por un insuficiente control del gasto.

En el escenario base de Fitch, la deuda del gobierno alcanzará el 110% en 2011 frente al 93,3% de 2010 y cree que alcanzará un máximo del 116% a finales de 2013.
La crisis soberana también supone un riesgo significativo para el sistema financiero, que presta dinero a uno de los sectores privados más endeudados de Europa y que depende en gran medida de la financiación mayorista, según el informe de la agencia. Por ello, cree que habrá una recapitalización del sistema y un incremento de la dependencia del BCE por parte de los bancos lusos.

Francia presiona

Este jueves 24/11 se reúnen por primera vez en una minicumbre en Estrasburgo el 1er. ministro francés, Nicolas Sarkozy; la canciller alemana, Angela Merkel, y el recién nombrado primer ministro italiano Mario Monti.

El asunto prioritario de la reunión será el papel que debe cumplir el Banco Central Europeo (BCE) en la crisis de deuda de la zona euro. Parece que por vez primera comienzan a vislumbrarse desacuerdos en el "eje franco-alemán".

Mientras Merkel insiste en la disciplina fiscal de los socios y mantener al margen al BCE, Sarkozy comienza a alinearse con la postura de los socios del euro, capitaneados por el presidente del Ejecutivo Comunitario, José Manuel Durão Barroso, y le pedirá a Alemania que reconsidere su postura y al menos, se abra al debate sobre el papel de la institución.

De momento, "la canciller alemana se sigue mostrando escéptica con las voces que piden que el BCE actúe como cortafuegos contra los ataques de los mercados financieros", señala hoy Financial Times, pero Francia insiste cada vez más en la necesidad de crear un frente común contra los movimientos de los mercados que amenazan la deuda de grandes economías deudoras como Italia, España y la misma Francia.

"Estamos atascados con una gran dificultad", reconocía Fillon, "que es intentar convencer a Berlín de que debemos dotar a la eurozona de un arma defensiva común, papel que debería asumir el BCE".

Fillon emplazó a Merkel a discutir la propuesta el 09/12.
Mientras, el ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, subraya que "el BCE (Banco Central Europeo) debería tener un papel esencial para restablecer la confianza", que es el principal problema que ahora afecta a la zona del euro.

Juppé ha reiterado que su país está buscando "un compromiso" con Alemania -"estamos discutiendo, no estamos de acuerdo en todo"-.

"La situación es grave, y no hay que subestimarla" porque "si la zona del euro explotara, la Unión Europea explotaría" con todo lo que se ha construido en más de medio siglo, advirtió antes de repetir que hay que pasar por "una mejor gobernanza de la zona del euro" con "políticas económicas y fiscales coordinadas".

En paralelo al encuentro a 3 bandas en Estrasburgo, el 1er. ministro francés, François Fillon, tiene previsto hablar con Mariano Rajoy.

París mantiene la esperanza de que tanto Francia, como USA y la presión mediática persuadan a Merkel de su rígida postura; de momento, no hay señal alguna de que va a hacerlo, lo que preocupa cada vez más a Francia, que teme que la falta de respuesta de Europa termine por forzarla a entrar en un círculo vicioso en el que las políticas de austeridad acaben por estrangular el débil crecimiento europeo.

En tanto, la nueva línea de crédito flexible y preventiva para romper las "cadenas de contagio" del Fondo Monetario Internacional ha sido recibida con los brazos abiertos por los analistas. Puede resultar una bocanada de aire (de hasta € 46.500 millones para España) ante un nuevo escenario de asfixia para la financiación.

Sin embargo, los expertos coinciden en que esta inyección no es suficiente.

Joomla templates by a4joomla