bridge2.jpgbridge6.jpgbridge3.jpgbridge1.jpg

BMS - 08/05/2012

Según informa el medio griego Ekathimerini, Alexis Tsipras, líder de la coalición de izquierdas Syriza -segunda fuerza más votada en las elecciones del domingo y encargada tras el fracaso de los conservadores de formar gobierno- ha puesto las siguientes condiciones para liderar el ejecutivo griego:

- Inmediata cancelación de la implantación de las medidas que suponen un mayor empobrecimiento del pueglo de Grecia, como los recortes en pensiones y salarios.

- Inmediata cancelación de la implementación de las medidas que atentan contra los derechos de los trabajadores, como la abolición de los convenios colectivos.

- Inmediata abolición de la ley de inmunidad para el primer ministro, de la reforma electoral y una revisión general del sistema político, incluyendo la ley que otorga 50 escaños a la fuerza política más votada.

- Una investigación sobre los bancos griegos, y la inmediata publicación de una auditoría.

- La creación de un comité de auditores internacional para investigar las causas del déficit público griego, con una moratoria de la deuda hasta que se conozcan los resultados.

Hace unos minutos, Tsipras ha declarado que los compromisos adquiridos con “la troika” (Unión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) no son válidos. Se ha referido así a los ajustes a los que se comprometió Atenas a comienzos de año para recibir los 130.000 millones de euros del primer rescate.

La importancia de las palabras de Tsipras radica en que él se ha convertido en la llave para formar Gobierno en Grecia, aunque está por ver que sea capaz de hacerlo. El líder de la derecha de Nueva Democracia, Antonis Samaras, fue el ganador de las elecciones, pero ya confirmó ayer que no disponía de apoyos por parte de otras formaciones políticas para formar un ejecutivo estable. Fotis Kouvelis, líder de la Izquierda Demócrata de Grecia, ha anunciado que apoyará al Syriza de Alexis Tsipras

Tsipras asegura, para defender la nulidad de esas medidas, que los griegos votaron el domingo a partidos que no apoyan dichas políticas. Por ello, el líder de izquierdas ha pedido una moratoria en el pago de la deuda de Grecia.
_____________________________________________________

El Economista
08/05/2012

La frágil estructura montada por el FMI para Grecia se tambalea tras los comicios legislativos en ese país de la Eurozona, cuyos electores expresaron rechazo a los ajustes.

Impopular entre los griegos, el Fondo Monetario Internacional (FMI) fue blanco de ataques de los partidos contestatarios que tuvieron una histórica irrupción en las legislativas del domingo.

Los partidos gubernamentales con los que el FMI acordó para aplicar un programa de reformas económicas y de rigor presupuestal fueron incapaces el lunes de formar gobierno.

Para los analistas financieros, que en general tienen buena opinión del FMI, implicó un balde de agua fría.

Lefteris Farmakis y Dimitris Drakopoulos, de la casa de corretaje japonesa Nomura, estimaron "decepcionantes" los resultados de la elección, con "una fragmentación sin precedentes del paisaje político que abre la puerta a la inestabilidad".

"Se dificultó aún más lo que ya era difícil", estimó Gillian Edgeworth, economista del banco italiano UniCredit, pues desde el momento en que se forme un gobierno, "inmediatamente se verá confrontado a una larga lista de tareas impulsadas por la Troika" (FMI, Comisión europea y Banco Central europeo).

El Fondo acordó en marzo con Grecia un nuevo préstamo de 28,000 millones de euros, que sucedió a uno de 30,000 millones de euros en mayo de 2010, dos tercios del cual ya habían sido entregados.

En principio, tras haber desembolsado un primer tramo de 1,650 millones de dólares en marzo, el FMI debe examinar la posibilidad de desembolsar una segunda pierna en junio. Para Edgeworth, hay una "fuerte probabilidad" de un retraso.

En Washington, el FMI aguarda. "Esperamos con interés poder tomar contacto con el nuevo gobierno una vez que se forme. Por ahora, no haremos otros comentarios", dijo el lunes Conny Lotze, una portavoz de la institución.

Los analistas de Barclays avizoran otra dificultad. Según ellos, el resultado de la elección griega "hace más probable una renegociación de ciertos términos del programa UE-FMI, incluyendo las medidas de reequilibrio presupuestario".

Por un lado, los términos de ese acuerdo requirieron de largos meses de discusiones; por otro, todo indica que del lado del Fondo no hay voluntad de modificar un programa económico que resultó tan difícil de concretar.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, se abstuvo el lunes en Zurich de comentar los comicios griegos.

No obstante, evocó lo que esperaba de Atenas: reformas para liberalizar la economía, como en el protegido sector de transporte, pues "de hecho cuesta menos importar un tomate de Holanda que comprar uno a un productor griego".

Agregó que los países con una pesada deuda pública "no tienen otra elección" que "moverse rápido" para subsanar su déficit presupuestal.

Para Mark Weisbrot, economista del Center for Economic and Policy Research de Washington, y crítico del FMI, la institución "va a adaptar su estrategia a los desarrollos políticos".

"Realmente no creen en lo que están haciendo, pero no tienen mucho que decir. Los europeos tienen la palabra" sobre la política económica en Grecia, estimó.

Joomla templates by a4joomla