bridge6.jpgbridge2.jpgbridge3.jpgbridge1.jpg

¿Qué ha pasado con la gran banca americana?
Septiembre de 2008, el mes del 'comienzo' de una crisis mundial
¿Las inversiones en el sector financiero estadounidense se han recuperado?
Los diez bancos más grandes aún tienen 11,1 billones en activos


Por Jason Martin | Bolsamania

Septiembre de 2008. Mes clave para el mundo bursátil. Aunque muchos apuntan al estallido de la burbuja inmobiliaria estadounidense en 2006 como el factor principal de la crisis financiera, septiembre de 2008 se impuso como el “mes a recordar”. ¿Qué ha pasado con los bancos americanos?


Desde 2004 a 2007, los cinco bancos de inversión de Estados Unidos más grandes – Bear Sterns, Goldman Sachs, Lehman Brothers, Merrill Lynch y Morgan Stanley- aumentan su apalancamiento financiero de forma considerable. El gráfico de abajo muestra este proceso:


 Estas cinco entidades aumentan su deuda hasta aproximadamente 4,1 billones de dólares, equivalente a un 30% del PIB americano en 2007. Aunque fue en marzo de 2008 que Bear Sterns, el número cinco, fue rescatado por JP Morgan con la ayuda de 29.000 millones de dólares en garantías de la Reserva Federal (Fed), septiembre de 2008 se hizo como el “punto crítico” con la quiebra de Lehman Brothers. Goldman Sachs y Morgan Stanley se convirtieron en bancos comerciales para poder tener acceso a las líneas de crédito de la Fed. El Gobierno se hizo con el control de Fannie Mae y Freddie Mac. AIG, entonces la mayor aseguradora del mundo, fue rescatado por los contribuyentes en una transacción que tuvo un coste superior a 100.000 millones de dólares.

A las 1:45 del 15 de septiembre de 2008, Lehman Brothers pidió la protección de quiebra “Capítulo 11”, la mayor bancarrota en la historia de Estados Unidos. Fue el cuarto mayor banco de inversión tras Goldman Sachs, Morgan Stanley y Merrill Lynch y puede marcar la “fecha de cumpleaños” de la crisis financiera. No obstante, el 18 de septiembre del mismo año, el entonces Secretario del Tesoro, Henry Paulson, y el presidente de la Fed, Ben Bernanke (predecesor de la actual máxima dirigente Janet Yellen), se reunieron con los legisladores para construir un rescate del sector financiero, valorado en 700.000 millones de dólares y conocido como el TARP. Bernanke afirmó que, "si no implementamos esto, puede que no tengamos economía el lunes".

El TARP se convirtió en ley el 3 de octubre y no evitó que el S&P 500 cayó un 21,6% del 1 al 9 del mismo mes o que el Dow Jones se registró su mayor caída semanal del 6 al 10 de toda su historia, incluso mayor que cualquier semana de la Gran Depresión.

EL EFECTO SOBRE LOS BANCOS AMERICANOS
Desde los principios de la crisis, todo apunta a que los bancos estadounidenses van mejor mientras refuerzan sus balances y reducen sus préstamos tóxicos. Según el regulador americano de bancos FDIC, "sólo" hubo 24 quiebras de bancos en 2013, frente a las 51 en 2012. La cifra tocó máximos en 157 quiebras en el año 2010. Además, el listado de “bancos con problemas” se redujo en 2013 hasta 515 desde los 614 del año anterior. Fueron 888 en marzo de 2011.


Desde entonces, los bancos han aumentado sus reservas hasta aproximadamente 2,8 billones de dólares. Según datos del Banco Mundial, también han trabajado en reducir la cantidad de préstamos problemáticos:


 
Pueden notar en el gráfico de arriba que Estados Unidos ha ido reduciendo su exposición en línea con la tendencia global, mientras que la Zona Euro la ha aumentado.
De cara al ratio de capital a activos, pueden ver abajo los datos de los bancos estadounidenses, frente al mundo y la Zona Euro, según las cifras del Banco Mundial:


 
Según la Fed, los diez bancos comerciales más grandes de Estados Unidos, según activos consolidados, antes de la crisis a fecha de 31 de diciembre de 2007 eran las siguientes:


 
Cabe destacar que Goldman Sachs y Morgan Stanley no constan en el listado de arriba por no ser “bancos comerciales”. Tras la decisión de la Fed de concederles este “estatus” en 2008, se situaron a finales de ese año en el puesto 11 y 31, respectivamente.
Según los datos de la Fed a finales de diciembre de 2013, los más grandes han cambiado a ser lo siguiente:
 

A finales del año pasado, Goldman Sachs y Morgan Stanley se situaron en el puesto 18 y 21, respectivamente.

EL “COSTE” DE LA CRISIS PARA LOS INVERSORES
Si los inversores pudieran haber aguantado sus posiciones en las entidades financieras americanas que sobrevivieron desde el 12 de septiembre de 2008 –cierre previo a la quiebra de Lehman Brothers- hasta el cierre del pasado viernes, 5 de septiembre de 2014, estos serían los resultados:

El índice KBW de los bancos, conocido como el BKX, cerró hace ocho años en 71,01. Ahora su precio se sitúa en 71,81.
JP Morgan ha subido desde los 41,17 dólares, hasta los 59,91.


Bank of America, que adquirió Merrill Lynch, cerró en aquella fecha en los 33,74 dólares y el viernes pasado en los 16,02.
Goldman Sachs ha pasado de 154,21 dólares por acción a 179,75.
Morgan Stanley cotiza a 34,63 dólares por título frente a los 26,81 de aquella época.
Wells Fargo, favorito del inversor multimillonario Warren Buffet, ha avanzado hasta los 51,65 dólares desde los 34,29.

TOO BIG TO FAIL?
“Too big to fail”, la famosa frase de la crisis que no quiere decir otra cosa que “demasiado grande para quebrar”. Cabe recordar que la frase no refleja una defensa ante la quiebra, sino el impacto devastador a nivel sistémico de lo que ocurriría si una entidad financiera "grande" fuera a entrar en el estado de “auto-destrucción”.
Lo siguiente es un gráfico de los bancos más grandes de Estados Unidos en millones de dólares desde finales de 2008 hasta finales del primer trimestre de 2014.
 


JP Morgan es la entidad más grande con activos de 2,5 billones de dólares, seguido por Bank of America con casi 2,2 billones. Los diez bancos más grandes de Estados Unidos tienen activos de más de 11,1 billones de dólares.
En este contexto, la pregunta sigue siendo si Estados Unidos ha resuelto el problema de “too big to fail”.

Joomla templates by a4joomla