bridge6.jpgbridge3.jpgbridge1.jpgbridge2.jpg

Pueblo Kurdo

Apunten sobre la líder Sebahat Tuncel
Erdogan inicia otra cacería sobre los kurdos
Gracus 23/11/2016
Leandro Albani. Periodista. Barómetro Internacional (Caracas) /Rebelión*

El escenario político turco de los últimos meses y su repercusión en el mundo, no favorecen en nada al desprestigiado presidente Erdogan. Este noviembre comenzó con centebnares de detenciones,entre ellas la espectacular sobre  la popular dirigente kurda del Partido de la Regiones Democráticas, Sebahat Tuncel, cuyos avatares reproducimos.
Alrededor de Sebahat Tuncel se forma un oscuro tumulto. La co-presidenta del Partido de las Regiones Democráticas (DBP) de Turquía intenta hablar por teléfono, camina de un lado hacia otro, un grupo de personas trata de protegerla. Es viernes 4 de noviembre y el Kurdistán turco, región del sureste del país, arde en indignación. También sobrevuelan el temor, el dolor y una profunda furia. Tuncel sigue caminando, pero ese tumulto oscuro, que no es otra cosa que un puñado de policías turcos, intenta detenerla. La dirigente sabe, sin exageraciones, que su vida corre peligro. Hace apenas unas horas, el gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan ordenó una nueva cacería contra los referentes del DBP y del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), la tercera fuerza en el Parlamento.

El líder de las milicias Kurdas
Abdullah Öcalan
Abdullah Öcalan, de familia humilde, nació el 4 de abril de 1949 en el pueblo de Amara (Ömerli, en turco), situado en la provincia de Urfa (la famosa Edesa) en la región kurda de Turquía
               

Abdullah Öcalan, de familia humilde, nació el 4 de abril de 1949 en el pueblo de Amara (Ömerli, en turco), situado en la provincia de Urfa (la famosa Edesa) en la región kurda de Turquía. Una vez terminados sus estudios primarios y secundarios, logró trabajar como funcionario público –agrimensor- en la ciudad de Amed (Diyarbakir, en turco). Luego se matriculó en la facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Ankara.
Afectado por la negación y aparente supresión de la identidad kurda y sus derechos culturales por parte del gobierno turco, en conjunto con las empobrecidas condiciones sociales y económicas, luego del golpe militar de 1971, Öcalan decidió investigar la cuestión kurda junto con un grupo de amigos y compañeros.
De aquel grupo surgirían las y los delegados que el 27 de noviembre de 1978 darían fundación al Partido de los Trabajadores de Kurdistán – PKK [Partiya Karkerên Kurdistan]. Al tiempo que enfocaba su trabajo sobre todo en los derechos culturales, colectivos y políticos del pueblo kurdo, en numerosos libros, cursos y discursos, Öcalan debatió sobre temas diversos como filosofía, religión, liberación de la mujer, ecología, sociología de la liberación, entre otros, desarrollando nuevas ideas, a partir de una base que partía de fusionar la corriente de los Movimientos de Liberación Nacional, el marxismo-leninismo, y el movimiento juvenil de fines de los años '60s. Desde un comienzo sostuvo una lucha por la unidad en paz y armonía de los pueblos del Oriente Medio.

A los poderes económicos no les interesa un Kurdistán independiente que reclame su soberanía, un Kurdistán sin fanatismo religioso y con un concepto de la sociedad mucho más socialista e igualitario…

la-dignidad-del-pueblo-kurdo Turquía ha entrado nuevamente a sangre y fuego en el Kurdistán y el mundo calla, la comunidad internacional no dice nada y para los medios de desinformación de masas no es noticia. Porque las noticias son política y la verdad está secuestrada, la información es poder y se utiliza cuando y como interesa para manipular a la opinión pública.

 El pueblo Kurdo, un pueblo sin estado nunca ha sido noticia a pesar de ser un eterno torturado, solo cuando los EEUU firmaron la sentencia de muerte de Sadam Husein el mundo recordó que las guerrillas kurdas luchaban contra el ejército Iraquí por su independencia y de que más de una vez los inocentes habían sido gaseados con armas químicas, esas armas fueron luego la coartada perfecta para los EEUU y sus aliados para destruir Iraq; una vez conseguido el objetivo el pueblo Kurdo que sigue siendo masacrado con impunidad por Turquía, un miembro de la OTAN y por los bárbaros del Estado Islámico, financiado y apoyados descaradamente desde Turquía y Arabia Saudí ya no importa, el genocidio del pueblo Kurdo vuelve a ser un eco lejano ahogado intencionadamente por los amos del sistema.

Entrevista.Haydar Darici 
02/01/2016
 En el último año, la cobertura de los medios extranjeros sobre los acontecimientos en Turquía se ha centrado exclusivamente en los más espectaculares: las elecciones, los ataques terroristas, el derribo de aviones rusos y otras operaciones geopolíticas. Durante este periodo, sin embargo, ha tenido lugar una revolución silenciosa en el sureste kurdo del país, en forma de un movimiento por la autonomía, que el Estado turco ha tratado de suprimir violentamente en las últimas semanas, como parte de su guerra contra el PKK. En la siguiente entrevista, la editorial de Lefteast pregunta a Haydar Darici sobre su visión del proceso de autonomía.

Rossen Djagalov (RD): ¿Podrías, en primer lugar, hablarnos de los orígenes del movimiento por la autonomía?
Haydar Darici (HD): Antes de hablar de lo que está ocurriendo actualmente en el Kurdistán turco, me gustaría destacar dos cuestiones sobre la transformación histórica de la política kurda. En primer lugar, el PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán), actor principal en el movimiento de liberación kurdo, empezó una lucha de guerrilla contra el Estado turco en los años 80, y desde entonces ha recibido cada vez más apoyo del pueblo kurdo. La lucha armada de la guerrilla no solo ha permitido crear zonas liberadas en las montañas que rodean al Kurdistán, sino que también ha politizado y movilizado efectivamente a la población kurda de las ciudades. El movimiento definió la lucha armada de la guerrilla en las montañas y la cultura política de las protestas en las ciudades como un proceso de rebelión. Para lograr la libertad plena, sin embargo, del movimiento, las ciudades deberían ser liberadas del mismo modo que las montañas. Esto implica que la guerra en curso habría de pasar ahora a las ciudades y no limitarse a los montes. El movimiento llama a este proceso, que empezó hace unos cinco años, proceso de construcción. En segundo lugar, cuando nació el PKK y en los años siguientes, su propósito se definió como de liberación nacional, lo que significaba en aquel momento crear un Estado nación socialista kurdo. A finales de los 90, no obstante, los actores del movimiento kurdo comenzaron a criticar el concepto de Estado nación, así como la misma idea de nación, una crítica fundada en las experiencias de la resistencia anticolonialista a nivel global y del consecuente fracaso de los Estados nación emergentes. La crítica ha llevado en última instancia a un cambio de paradigma y obligado al movimiento kurdo a abandonar la idea de crear un Estado nación kurdo. ¿Era posible que un movimiento de liberación nacional fuera más allá de la idea de nación y de Estado nación, las ideas sobre las que el movimiento se fundó en primera instancia, y crear un modelo revolucionario que permitiera emanciparse no solo a los kurdos, sino también al resto del Oriente Medio? Tal modelo solo podía ser el de autonomía democrática que había formulado principalmente Abdullah Öcalan durante sus años de prisión.

Por Victoria Furtado 

Meliké Yasar es integrante del Movimiento de Liberación de las Mujeres del Kurdistán. Hace unos días estuvo en Uruguay para participar de la actividad “Mujeres revolucionarias. La experiencia de las mujeres kurdas”, organizada por el Comité solidario con los pueblos de Kurdistán y los colectivos de mujeres Decidoras Desobedientas y Minervas.

Meliké habla poco español, sus palabras nos llegan traducidas del alemán. Pero la claridad de sus ideas y la calidez de su voz traspasan esa lengua foránea y llegan hasta nosotras para contarnos de esas mujeres que, del otro lado del mundo, están dando una lucha que nos es profundamente propia. 

La actividad realizada en Montevideo tuvo por objetivo dar a conocer la lucha del pueblo kurdo y la centralidad que tienen en ella las mujeres. Se enmarcó en una serie de intercambios que varios representantes de organizaciones kurdas están realizando en la región para generar lazos de solidaridad y conocer las luchas latinoamericanas. 

Joomla templates by a4joomla