bridge6.jpgbridge2.jpgbridge3.jpgbridge1.jpg

La crisis económica y política en Brasil. Las enseñanzas que debemos recoger de su experiencia.

Ratio:  / 0
MaloBueno 
Compartir

La crisis económica y política en Brasil. Las enseñanzas que debemos recoger de su experiencia.
www.queahcer.com.uy
24/10/2015
Recomendamos calurosamente este artículo de Emir Sader:  LA ESTRECHA RELACION DE LAS CUESTIONES POLITICAS CON LAS DE ORGANIZACION
Brasil: La crisis del PT, la derecha y la izquierda

Podríamos decir: cualquier parecido con la situación de Uruguay NO es mera coincidencia. Repasemos algunos puntos.

“Un análisis de la hegemonía neoliberal en el mundo – que si bien aún no se había consolidado en 1989, en 1994 ya se expresaba en el Consenso de Washington, en la conducción de la pareja Reagan/Thatcher y en su aplicación en América Latina, en países como Argentina, México y Chile, por ejemplo – habría permitido comprender su naturaleza y los temas nuevos que implicaba para la izquierda.”
La creencia en que la “democratización” sería el marco de resolución de la crisis brasileña de forma positiva, si a ella se añadía la prioridad de las políticas sociales, impedía una visión más amplia de la nueva cara asumida por el neoliberalismo y la forma cómo llegaría hasta nosotros: con los temas de la “gobernabilidad”, del “ajuste fiscal”, de la “estabilidad monetaria”, todas insertadas en el marco de la prioridad de la lucha anti-inflacionaria.
Faltó al PT una comprensión del periodo histórico que vivía el capitalismo, de su nuevo modelo hegemónico y de sus consecuencias en Brasil. Le faltó una visión histórica, le faltó una visión marxista del mundo contemporáneo."

Aceptar las premisas, es aceptar las conclusiones y así nuestros gobiernos se van alejando de los sectores populares que pretende representar, siguiendo la lógica del capital.

“No se daban cuenta de cómo la deuda pública era la punta del iceberg de la crisis del Estado y que la izquierda no podría aceptar los términos en que ella era planteada por la derecha, que llevaría a la misma propuesta ajuste fiscal, para restablecer el equilibrio de las cuentas públicas, siempre en detrimento de las políticas sociales.  La trampa estaba montada.  O el PT replanteaba el problema en otros términos, para buscar sus verdaderas raíces y las propuestas de la izquierda, o se dejaría llevar por la agenda neoliberal, quedando condenado a sus propuestas.”

No son  menores las consecuencias políticas e ideológicas de las opciones económicas:

 “Cuando la izquierda limita su visión de lucha al interior de la izquierda o en el PT (o en contra), deja de aprehender la totalidad contradictoria de las relaciones de clase como la reveladora del sentido de cada actor y de cada fenómeno, como demanda el marxismo.  Gramsci ya advertía sobre el peligro doctrinario y sectario de asumir la historia de un partido como la historia de su vida interna, de sus conflictos y problemas, perdiendo la perspectiva de su inserción en el marco histórico y político más general.  Ella termina siendo prisionera del narcisismo, magnificando los conflictos internos y perdiendo de vista los grandes enfrentamientos de clase.  Por eso, las tendencias internas tienden a revelar enorme combatividad y radicalismo en el enfrentamiento interno y mucha menor capacidad de enfrentamiento con la derecha tradicional e igualmente menor capacidad de movilización de masas.  Usan desmesuradamente su energía para la lucha interna, sin que su presencia mínimamente se corresponda con los grandes desafíos de clase, incapacitándolos para la lucha por la hegemonía dentro y fuera del partido.”

“La derecha gana con la crisis del PT y éste, junto con el gobierno, son los responsables por esa situación.  La renovación de la dirección del PT es una nueva oportunidad de reagrupación de las fuerzas de izquierda, que necesitan urgentemente sumar fuerzas en la lucha contra el neoliberalismo y su eje: la política económica del gobierno. Pero las fuerzas que actúan de forma centrífuga avanzan en otra dirección.  En la dispersión, pierde toda la izquierda.  Quién no sepa hacer alianzas, definiendo las líneas demarcatorias de la acción de la izquierda, contribuirá a la derrota estratégica de la izquierda, por no haber entendido el significado de la crisis actual."

"La izquierda necesita ser contemporánea de su práctica, cosa que el PT nunca hizo, nunca formuló la teoría de los caminos que fue recorriendo. La crisis del PT y de la izquierda es también una crisis teórica, sin cuya solución, difícilmente podrá darse su superación positiva, cualquiera que sea el plazo en que la pensemos.  Porque se trata de una crisis de hegemonía, que requiere capacidad de elaboración y de convocatoria de masas.  Pero hoy, ella se traduce, sobre todo, en una crisis política y de organización, indisociablemente vinculadas.” (Ver articulo completo)

Estos párrafos, que desgranan la crisis de la izquierda en Brasil, son elementos generales, válidos para todos los procesos latinoamericanos y por supuesto, para Uruguay. Más allá de algunos detalles, las dificultades y las soluciones van por el mismo rumbo. Si no miramos con detenimiento lo que está pasando a nuestros vecinos, mañana lamentaremos nuestra ceguera.

Compartir
Joomla templates by a4joomla