bridge3.jpgbridge1.jpgbridge6.jpgbridge2.jpg

Principios, no dogmas. Teoría y acción en defensa de los intereses populares. Ruben López

Ratio:  / 0
MaloBueno 
Compartir

12/11/2015
Hemos tomado como lema estos textos de Rodó en La despedida de Gorgias. Donde se puede leer:

"Maestro -dijo uno-, nunca podrá haber olvido en nosotros, para ti ni para tu doctrina". Otro añadió: "Antes morir que negar cosa salida de tus labios". Y cundiendo este sentimiento, hubo un tercero que propuso: "Jurémosle ser fieles a cada una de sus palabras, a cuanto esté virtualmente contenido en cada una de sus palabras; fieles ante los hombres y en la intimidad de nuestra conciencia; siempre e invariablemente fieles..."
Pero, preguntado Leucipo, en cambio, contestó:
“-Será, pues -dijo Leucipo-, por quien desde el primer sol que nos ha de ver, nos dé la verdad, la luz, el camino; por quien desvanezca las dudas que dejas en la sombra; ..... Y si mostrarnos el error que hayas mezclado a la verdad, si hacer sonar en falso una palabra tuya, si ver donde no viste, hemos de entender que sea vencerte:
Maestro, ¡por quien te venza, con honor, en nosotros!
-;Por ése! -dijo Gorgias; y mantenida en alto la copa, sintiendo ya el verdugo que venía, mientras una claridad augusta amanecía en su semblante repitió-: ¡Por quien me venza con honor en vosotros!”
José Enrique Rodó

Junto a la idea de que no hay verdad eterna, está la necesidad de la teoría, la firmeza en los principios. Marx y Engels vieron como necesario y posible la superación del capitalismo, establecieron una teoría como guía para esos cambios, que encabezaría el proletariado, o...hasta que alguien pueda “hacer sonar en falso una palabra... ver donde no viste”.

Lenin en Nuestro programa (Octubre de 1899), decía:

“La teoría de Marx puso en claro en que consiste la verdadera tarea de un partido socialista revolucionario: no componer planes de reestructuración de la sociedad ni ocuparse de la prédica a los capitalistas y sus acólitos de la necesidad de mejorar la situación de los obreros, ni tampoco urdir conjuraciones, sino organizar la lucha de clase del proletariado y dirigir esta lucha, que tiene por objetivo final la conquista del poder político por el proletariado y la organización de la sociedad socialista”

Lenin en Por donde empezar. Mayo/1901:

“A nuestro juicio, el punto de partida para la actuación, el primer paso práctico hacia la creación de la organización deseada y, finalmente, el hilo fundamental al que podríamos asirnos para desarrollar, ahondar y ensanchar incesantemente esta organización, debe ser la creación de un periódico político para toda Rusia. Antes que nada, necesitamos un periódico. Sin él sería imposible desarrollar de un modo sistemático una propaganda y agitación fieles a los principios y extensivas a todos los aspectos, que constituye la tarea constante y fundamental de la socialdemocracia y es una tarea particularmente vital en los momentos actuales, en que el interés por la política, por los problemas del socialismo se han despertado en las más extensas capas de la población.
Nunca se ha sentido con tanta fuerza como ahora la necesidad de completar la agitación dispersa, llevada a cabo por medio de la influencia personal, por medio de hojas locales, de folletos, etc., con la agitación regular y general, que sólo puede hacerse por medio de la prensa periódica. No creo que sea exagerado decir que el grado de frecuencia y regularidad de la publicación (y difusión) de un periódico puede ser la medida más exacta de la solidez con que esté organizada entre nosotros esta rama de nuestra actividad de combate, la primordial y más urgente.”
“La misión del periódico no se limita, sin embargo, a difundir las ideas, educar políticamente y a atraer aliados políticos. El periódico no es sólo un propagandístico colectivo y un agitador colectivo, sino también un organizador colectivo. En este último sentido se le puede comparar con los andamios se levantan alrededor de un edificio en construcción, que señalan sus contornos, facilitan las relaciones entre los distintos sectores, les ayudan a distribuir el trabajo y observar los resultados generales alcanzados por el trabajo organizado. Mediante periódico y en relación con éste, se irá formando por sí misma una organización permanente, que se ocupen no sólo del trabajo local, sino también de la labor general regular, que habitúe a sus miembros para seguir atentamente los acontecimientos políticos, a apreciar su significado y su influencia sobre las distintas capas de la población, a elaborar los medios más adecuados para qué el partido revolucionario influya en estos acontecimientos.” Lenin. Por donde empezar. Mayo/1901

No es menor  hoy que en 1902,  la crisis en las ideas de izquierda, en el marxismo, donde abundaba y abunda, la renuncia a los principios, el oportunismo, la confusión;  Reforma o Revolución, como escribiera Rosa Luxemburgo. (Link a la brillante y actualísima introducción de ese trabajo.)
Vivimos a principios del Siglo XXI, al igual que en el XX, situaciones similares, claro con toda una experiencia acumulada. Un siglo de aciertos y errores, de lucha, de heroísmo y miserias humanas, más, con la misma necesidad de encontrar un rumbo, a los sepultureros de un régimen criminal que degrada al ser humano y lleva el planeta a su destrucción.
No se utilizan los conocimientos, la ciencia y la técnica para satisfacer necesidades humanas, no, el egoísmo de unos pocos, lúcidos  e inteligentes hombres de negocios, usan su enorme poder para acumular más riqueza, sin límite.
Hoy como ayer la lucha de los trabajadores sigue los mismos derroteros, hacia la eliminación de la explotación del hombre por el hombre. El mundo ha cambiado nos dicen, pero a pesar del tiempo, hay tareas que siguen en el orden del día.
La lucha contra el capitalismo, como enemigo de la humanidad,  pues lleva a su destrucción.
El triunfo sólo será posible en base a la comprensión por parte de las masas, de ese simple enunciado. Todo aquello que en lo ideológico, político, económico, institucional relegue ese objetivo, estará ayudando al enemigo, aún con la mejor de las intenciones.
La concentración de capital en el mundo y en cada país, es tal, que hace inviable una sociedad democrática dentro del sistema.
El 99% debe encontrar la fuerza y la unidad, una nueva hegemonía, que desplace a ese  1% que detenta riqueza y poder.
La construcción y el fortalecimiento de la organización capaz de conducir este proceso y lograr alianzas, es lo esencial en esta etapa, sin atarse a esquemas, pero aprendiendo de la experiencia acumulada.
Una de las grandes batallas será a través de los medios de comunicación y por el dominio de la información en manos de los sectores populares. Si esto era esencial hace un siglo, hoy es más relevante.
Las organizaciones sociales, su unidad, fuerza, conciencia, son puntales de este proceso, en primer lugar la clase obrera. La Comunidad Local, trabajadores, vecinos, productores directos, en forma organizada y conciente en cada lugar, en la planificación, dirección y control de los aspectos -todos- que hacen a su vida cotidiana, serán el pilar de la nueva sociedad, democrática, participativa, solidaria.
Las Fuerzas de izquierda, el FA en particular en el caso de Uruguay, todos sus organismos, en el territorio y en el trabajo, su tarea principal, será promover, organizar, coordinar, fortalecer la Comunidad de ciudadanos en cada lugar. Velar por que sean satisfechas sus necesidades -derechos no mercancías- a la salud, educación, vivienda, cultura, deporte, recreación, amén del derecho al trabajo y a una alimentación adecuada.
Aspirar a una sociedad cada vez más democrática, hace necesario en el propio FA desarrollar la más amplia participación, en la planificación y en la toma de decisiones.
Hace necesario el control más exigente de sus representantes, de quienes tomaron responsabilidades de Dirección, de quienes hoy ejercen cargos del gobierno, en lo nacional, departamental o municipal, de todo aquel que actúe en nombre del FA.
El FA ha logrado el apoyo de prácticametne el 50% de los uruguayos. Parte de la mejor historia en la lucha por la liberación no puede ser abandonada. Menos a quienes lo ven como un engranaje más dentro del sistema, meros administradores del capitalismo.
Por ello, dentro de nuestra estrategia, como punto nodal, debe estar la revalorización, el fortalecimiento y la profundización de los mecanismos democráticos y de participación en el FA.

Y terminamos con palabras de Alvaro García Linera, en el Paraninfo de nuestra Universidad, que nos llaman a reflexionar:

“Nos tocó vivir lo que no habíamos pensado vivir nunca. No había una hoja de ruta para llegar adonde estamos. Había luchas, esfuerzos, pero decir a partir del año 2000 el continente iba a cambiar. Nadie lo había definido así. ¿Qué va a pasar a partir del año 2016? Quien sabe. Pero está claro que el 2016 y 2017 es un tiempo de inflexión. Primera reflexión que yo hago, es un tiempo definitorio, por eso es un tiempo de inflexión. Puede pasar todo, se abre el abanico de posibilidades, de continuación o de retroceso largo. Segundo, darnos cuenta que este momento de inflexión tiene dos fuentes. Una propia y una externa. Una propia son nuestras propias debilidades. Y como revolucionarios tenemos que saber admitir que también cometemos errores, que tomamos decisiones equivocadas en tal o cual asunto. En este tema de política económica se cometió un error, se tomó un mal cálculo. En este otro tema de política social también. En este otro tema de comercio se tomó una decisión peligrosa. Que está política financiera fue una mala decisión. Debemos decir autocríticamente que en lo que está pasando una parte tiene que ver con errores propios. Con decisiones propias.” (IR Discurso completo)

Compartir
Joomla templates by a4joomla