bridge2.jpgbridge3.jpgbridge6.jpgbridge1.jpg

UBER y la Lucha de Clases -I- Juan Grompone

Ratio:  / 0
MaloBueno 
Compartir

 El capitalismo y los asalariados por Juan Grompone 
Semanario Voces   19 nov. 2015

La aparición de Uber ha desatado una polémica en toda la sociedad uruguaya. Hay defensores y detractores. En el número anterior de Voces se presentan diversas opiniones. He escuchado y leído muchos programas periodísticos, pero todo cuando se dice me parece que no va al fondo de la cuestión: la relación entre el capitalismo, los asalariados y la sociedad futura.

¿Qué es el capitalismo?
Es una sociedad de clases donde el trabajador es asalariado, ésta es su definición precisa y la que encontramos en “El Capital”. Sin embargo, una interpretación que frecuentemente ha empleado la izquierda dice que es una sociedad donde los medios de producción son privados. En todas las sociedades de clase los medios de producción fueron privados. La confusión entre estas dos definiciones lleva a errores muy grandes.
 En la URSS, en China, en Vietnam, en Cuba, en el llamado “socialismo real” se incurrió en esta confusión. Para construir el “socialismo” se procedió a convertir (casi) todos los medios de producción en propiedad estatal, creyendo que así se destruiría el capitalismo. No se modificó el trabajo asalariado. ¿Qué sucedió? La economía lentamente regresó a ser capitalista igual que antes y ocurrió (y está ocurriendo) la inevitable privatización de los medios de producción.
 La historia nos ha enseñado que para construir una sociedad nueva, pos-capitalista, resulta imperioso destruir el trabajo asalariado. Es aquí donde se debe analizar el papel de Uber.
 Uber y los taxis

No cabe duda que Uber es una empresa capitalista. Está evaluada en 50 mil millones de dólares, a pesar de que es una empresa que solamente maneja información. No entraré en los detalles de su funcionamiento porque ya ha sido comentado hasta el cansancio. Me interesa solamente su vinculación con el trabajo asalariado.
Los trabajadores de Uber son independientes, dueños de sus medios de producción (el taxi), de sus horarios y días de trabajo. Deben cumplir con las leyes de cada país, pagar sus impuestos y planearse su propia seguridad social. En una palabra, no son asalariados sino algo muy diferente que crea todos los días la Sociedad de la Información.
Veamos otros ejemplos similares. A los trabajadores de diversas profesiones -programadores, diseñadores, prestadores de servicios personales, etc.- les sucede lo mismo. Son trabajadores independientes que deben responsabilizarse de los impuestos y la seguridad social. Uber no ha inventado nada nuevo, solamente ha encontrado otro caso en el cual se puede romper con el trabajo asalariado.
Uber encuentra resistencias porque ataca directamente a un sector del transporte público, diseñado en el siglo 19. Airbnb, otra empresa capitalista que vale unos 20 mil millones de dólares, ataca directamente a la hotelería tradicional. Un propietario de una vivienda puede alquilar habitaciones a través de este servicio. El propietario de los medios de producción (su casa) hace lo mismo que el chofer de Uber, no es un asalariado de una cadena de hoteles sino un trabajador independiente.
La Sociedad de la Información y las nuevas empresas capitalistas que manejan solamente información están haciendo simultáneamente dos cosas. Por un lado están creando nuevos empresas capitalistas virtuales, sin locales, sin fábricas ni países o trabajadores asalariados. Por otro lado, están transformado cada vez nuevos sectores de trabajadores asalariados en independientes. Se está cumpliendo la profecía de “El Manifiesto”: el capitalismo crea sus propios sepultureros.
    Las objeciones a Uber
Repasemos algunas objeciones que se realizan a Uber. 1) Cobra un 20% de las tarifas y no pagan impuestos. Si esto es así, es porque la legislación de los países no se ha adaptado a un capitalismo global que comenzó hace 500 años y que se desarrolla todos los días. 2) Este “servicio” no está regulado. Nuevamente lo mismo, el capitalismo crea permanentemente nuevas empresas, productos y servicios. Las leyes y los reglamentos siempre corren detrás. 3) Los trabajadores de Uber serían trabajadores precarios. Ésta es la objeción más curiosa. Según esta idea, todo trabajador independiente -el profesional liberal, el plomero, el artista, el pequeño empresario, etc.- serían “precarios”. Lo que sucede, como una vez oí decir en un seminario sobre el trabajo en Sociedad de la Información, es que “los sindicatos son los principales defensores del capitalismo”, sólo conciben que existan trabajadores asalariados. Mal pueden pensar en una sociedad nueva. 4) El Estado debe ser regulador y velar por sus regulaciones. No está mal, es un reclamo legítimo, pero contradice la la idea de la desaparición progresiva del Estado que parece ser una condición para crear una sociedad futura.
                Conclusión
Creo que es hora que la izquierda acepte reflexionar sobre el fracaso del “socialismo real”, la propiedad de los medios de producción, el trabajo asalariado, la globalización, la nueva etapa del capitalismo y todo lo que se viene: la Sociedad de la Información todos los días crea nuevas maneras de destruir el trabajo asalariado. ¿Cómo construir una sociedad futura si frente a toda innovación del capitalismo en lugar de ver que es un paso hacia su fin, se la rechaza y se usa como una oportunidad para dejar que todo siga igual?

Compartir
Joomla templates by a4joomla