bridge1.jpgbridge3.jpgbridge6.jpgbridge2.jpg

Otro mundo es posible

Imperialismo y sobre-explotación - Michael Roberts

Ratio:  / 0
MaloBueno 
Compartir

10/03/2016
Una recensión de Imperialism in the 21st Century de John Smith, publicado por Monthly Review Press.
El libro de John Smith es una poderosa y apasionada denuncia de la explotación de miles de millones de personas en lo que solía llamarse el Tercer Mundo y ahora los economistas convencionales denominan economías "emergentes" o "en desarrollo" (y que Smith llama "el Sur"). Pero el libro es mucho, mucho más que eso. Después de años de investigación, incluyendo una tesis de doctorado, John ha hecho una contribución importante y original a nuestra comprensión del imperialismo moderno, tanto teórica como empíricamente. En este sentido, su Imperialism es un complemento al libro de Tony Norfield The City, que comenté hace un par de semanas - o mejor dicho, el libro de Tony es un complemento al de John Smith. Mientras que el libro de Tony Norfield muestra el desarrollo del capital financiero en los países imperialistas modernos y el dominio del poder financiero del "Norte" (Estados Unidos y Reino Unido, etc.), John Smith muestra cómo la base del imperialismo moderno en el siglo XXI es la "sobre-explotación" de los trabajadores asalariados en el "Sur".
El libro comienza con algunos ejemplos de cómo los trabajadores asalariados en el Sur (los trabajadores textiles de Bangladesh) son “súper-explotados” mediante salarios por debajo del valor de la fuerza de trabajo: "Los salarios de hambre, las fábricas trampa mortales, y los fétidos barrios pobres en Bangladesh son representativos de las condiciones que soportan cientos de millones de personas que trabajan en todo el Sur Global, la fuente de plusvalía que sostiene las ganancias y el sobreconsumo insostenible en los países imperialistas"(p10) .. y cómo la plusvalía creada por estos trabajadores súper-explotados es absorbida por las corporaciones transnacionales y transferida a través de la 'cadena de valor' a los beneficios de los países imperialistas del Norte (Apple i-phones y Foxconn). "La única parte de las ganancias de Apple que parecen originarse en China son las que resultan de la venta de sus productos en ese país. Al igual que en el caso de las camisetas hecha en Bangladesh, así que con el último gadget electrónico, el flujo de riqueza de los trabajadores de bajos salarios chinos y de otros países que sostienen los beneficios y la prosperidad de las empresas y las naciones del Norte, se vuelve invisible en los datos económicos y en el cerebros de los economistas. "(p22).

Smith señala que "alrededor del 80 por ciento del comercio mundial (en términos de exportaciones brutas) están vinculadas a las redes internacionales de producción de las empresas transnacionales". La UNCTAD estima que "alrededor del 60 por ciento del comercio mundial. . . consiste en el comercio de bienes y servicios intermedios que se incorporan en las diversas etapas del proceso de producción de bienes y servicios de consumo final "(p50). Smith argumenta que la externalización ha sido una estrategia consciente de los capitalistas, un arma poderosa contra la organización sindical, para contener y bajar los salarios e intensificar la explotación de los trabajadores en sus países, y ha dado lugar, sobre todo, a una enorme expansión del empleo de trabajadores en países con bajos salarios ... " una característica notable de la globalización contemporánea es que una proporción muy grande y creciente de la fuerza de trabajo en muchas cadenas de valor mundial se encuentra ahora en las economías en desarrollo. En una frase, el centro de gravedad de la mayor parte de la producción industrial del mundo se ha desplazado desde el Norte hacia el Sur de la economía mundial. ", y Smith cita a Gary Gereffi.
La principal tesis de Smith es que la característica clave de las ganancias de las operaciones imperialistas modernas son los salarios impuestos por debajo del valor de la fuerza de trabajo. No es ni siquiera la hegemonía financiera (Norfield) y desde luego no alguna forma de "despojo de capital y de riqueza" (Harvey). "El deseo de los capitalistas de fuerza de trabajo ultra-barata es un determinante fundamental del cambio global de la producción".
Smith expone la visión neoclásica de que los salarios son bajos en el Sur porque la productividad allí es baja. Este punto de vista, Smith señala, "nunca ha sido criticado sistemáticamente por los críticos heterodoxos y marxistas del neoliberalismo (...) ni la investigación académica marxista contemporánea, ... que quitando algunas excepciones importantes ... es asombrosamente indiferente y acepta el argumento de los economistas burgueses de que las diferencias salariales internacionales se limitan a reflejar las diferencias internacionales en la productividad del trabajo". Hay un intento deliberado de la teoría burguesa neoclásica de identificar el crecimiento de los salarios con la productividad de la mano de obra y muchos marxistas lo aceptan porque confunden los valores de uso (la producción de cosas y servicios) con su valor (los precios de producción). En cambio, "las diferencias salariales se ven significativamente afectadas por la supresión coercitiva de la movilidad laboral, en otras palabras, por un factor que es, de manera contradictoria, totalmente independiente de la productividad". (P240).
Pero la teoría económica dominante niega esta realidad. Esto conduce a la idea de que los trabajadores en China reciben su "parte justa" de los salarios, dado su nivel de productividad. Smith cita un libro de 2005 de Martin Wolf, Why Globalization Works?, alabando los beneficios de la globalización (Wolf olvida en sus últimos trabajos estos beneficios que antes percibía en la globalización). "Es justo decir que las empresas transnacionales explotan a sus trabajadores chinos con la esperanza de obtener beneficios. Es igualmente correcto decir que los trabajadores chinos explotan a las transnacionales en la esperanza (casi universalmente satisfecha) de obtener un mejor salario, una mejor formación y más oportunidades"(Wolf).
En contraste con la opinión de Wolf, el enorme proletariado con bajos salarios que ha surgido en los últimos 30 años es la clave de los beneficios del imperialismo, transferidos desde el Sur hacia el Norte. Smith proporciona pruebas de esto. En 2010, el 79 por ciento, o 541 millones, de los trabajadores industriales del mundo vivían en "regiones menos desarrolladas," a diferencia del 34 por ciento en 1950 y el 53 por ciento en 1980, comparado con los 145 millones de trabajadores industriales, o el 21 por ciento del total, que en 2010 vivían en los países imperialistas (P103). Para los trabajadores de la industria manufacturera, este cambio es aún más dramático. Ahora el 83 por ciento de toda la mano de obra de las fábricas manufactureras del mundo vive y trabaja en las naciones del Sur Global.
La "Población económicamente activa" del mundo (PEA) creció de 1.900 millones en 1980 a 3,100 millones en 2006, un aumento del 63 por ciento. Casi todo este crecimiento numérico se ha producido en los "países emergentes", donde vive el 84 por ciento de la fuerza de trabajo mundial, 1.600 millones de los cuales son asalariados, los otros mil millones son pequeños agricultores y una multitud de personas que trabajan en la infinitamente variada "economía informal." (p113).
 
El proletariado mundial nunca ha sido mayor en número ni su contribución a la fuerza de trabajo total. Sin embargo, la participación de los salarios en el ingreso nacional ha disminuido, tanto en el Sur como en el Norte. De acuerdo con la OIT, desde principios de la década de 1990 el "porcentaje de la renta nacional que va al trabajo ... se redujo en casi tres cuartas partes de los 69 países de los que existe información disponible". El descenso es generalmente más pronunciado en las economías emergentes y los países en desarrollo que en los más avanzados. La caída en la participación del trabajo en las economías emergentes y en desarrollo ha sido muy pronunciada en Asia (alrededor de un 20 por ciento entre 1994 y 2010). Por otra parte, "El ritmo de descenso se aceleró en. . . los últimos años, con una caída de la participación de los salarios de más de 11 puntos porcentuales entre 2002 y 2006".
Como dice Smith "Los salarios pagados a los trabajadores en el Sur se ven afectados por factores que no tienen relación o relevancia para la productividad de estos trabajadores en su trabajo, factores derivados de las condiciones en el mercado laboral y las estructuras y relaciones sociales en generales que afectan a la reproducción de la fuerza de trabajo, incluyendo la supresión de la libre circulación internacional de los trabajadores y la aparición de un gran exceso de población relativa en el Sur Global. Esto hace un gran agujero en el edificio tambaleante de la economía dominante".
Lo que conduce a uno de los principales puntos teóricos de Smith. El capitalismo comenzó con la explotación del trabajo a través de la plusvalía absoluta (un día laboral más largo) y con el aumento del número de personas en la fuerza de trabajo. A medida que el capitalismo se desarrolló, como Marx mostró en el caso de Gran Bretaña en El Capital, lo que se impuso fue un aumento de la plusvalía relativa, a saber, se introdujo tecnología para ahorrar mano de obra y reducir el valor de la fuerza de trabajo en relación a la jornada de trabajo. Pero ahora, en el siglo XXI, Smith argumenta, la explotación de los trabajadores del Sur no se produce tanto a través de una expansión del valor absoluto y relativo de la plusvalía como a través de la imposición de salarios por debajo del valor de la fuerza de trabajo (sobreexplotación).
En El Capital, Marx reconoció la importancia de esta forma de explotación del trabajo, pero argumentó que, incluso sin ella, el capitalismo podría explotar la fuerza de trabajo y apoderarse de la plusvalía. Marx consideró que los factores que contrarrestan la caída tendencial de la tasa de ganancias del capital, no solo son el aumento de la tasa de explotación o la disminución de los costes tecnológicos, o incluso el aumento del comercio exterior y la financiarización del capital, sino también la reducción de los salarios por debajo del valor de la fuerza de trabajo (sobre-explotación). Marx descartó este factor en su análisis abstracto de las leyes del movimiento de capitales, pero: "Al igual que muchas otras cosas que pueden intervenir, no tiene nada que ver con el análisis general del capital, sino que tiene su lugar en una descripción de la competencia, que no se aborda en este trabajo. Sin embargo, es uno de los factores más importantes para poner freno a la tendencia de la tasa de ganancia a caer" (P240).
Pero ahora, según Smith, los tres modos de explotación del trabajo están operando, y el tercero es el más importante en el Sur, Smith argumenta, porque para el Norte imperialista es la forma mejor y más fácil de absorber la plusvalía que se produce en el Sur. En opinión de Smith, este hecho ha sido ignorado, no se ha tenido en cuenta o se ha confundido por lo que llama los "Euro-marxistas" que defienden que los trabajadores del Norte son más explotados que los del sur, porque son más productivos.
Smith reconoce que esta confusión es debida a la utilización del PIB y el "valor añadido" por la economía convencional y que los economistas marxistas aceptan en su mayoría sin cuestionarlos. Así, el producto interno bruto (PIB) esconde el hecho de que gran parte del valor en, por ejemplo, el PIB de Estados Unidos no es valor creado por los trabajadores estadounidenses, sino valor producido por la explotación multinacional y la transferencia de precios a partir de los beneficios creados por la explotación de los trabajadores del Sur. El PIB confunde la creación de valor con la absorción de valor y por lo tanto no revela la explotación del Sur por el Norte imperialista: "El PIB como medición de la parte del producto global que se captura o apropia por una nación, no es una medición de lo que se ha producido en el país. El “Interior” del PIB, en otras palabras, es una mentira"(P278).
Por lo tanto, según Smith, el famoso análisis centenario de Lenin sobre el imperialismo, que se suele descartar como inadecuado, sigue siendo correcto. Hay “naciones opresoras'' y “naciones oprimidas” y ello no está determinado sólo por el poder financiero (Norfield), sino también por la sobre-explotación sistemática del proletariado del Sur oprimido. Así, "En las cuestiones cruciales -el carácter explotador de las relaciones entre el núcleo y las naciones periféricas, la mayor tasa de explotación en las segundas, y la centralidad política de las luchas en el Sur Global- los defensores marxistas de la teoría de la dependencia tenían razón y sus críticos ortodoxos estaban equivocados"(P223).
Pero ¿por qué el imperialismo se ha desarrollado de tal manera que la explotación ahora toma la forma de sobre-explotación? En parte es así porque en países con una mano de obra en rápido crecimiento de origen rural-campesina, los regímenes autoritarios del Sur y las poderosas multinacionales del Norte fueron capaces de superar los límites sociales habituales a los salarios demasiado bajos, los horarios y las condiciones de trabajo, etc. de forma que los salarios pudiesen caer por debajo del valor de la fuerza de trabajo (el costo de las necesidades para vivir). Además, Smith hace hincapié en la supresión de la movilidad internacional de la mano de obra por parte del Norte para contribuir a ello, como vemos muy bien en la crisis actual de la migración a Europa.
Y es también una respuesta a los cambios (la caída) en la rentabilidad del capital en las economías imperialistas del Norte, en particular a partir de la década de 1970. Las políticas neoliberales en el Norte sobre los salarios, los servicios públicos, los sindicatos fueron de la mano con la "globalización" del Sur a medida que el capital en las grandes potencias imperialistas experimentó una fuerte caída de rentabilidad. Como defenderé en mi próximo libro, The Long Depression (que aparecerá en mayo), algo similar ocurrió en el último período de expansión imperialista y "globalización" de la década de 1890, lo que provocó la exportación de capital hacia el Sur (América Latina, Asia) y una creciente rivalidad imperialista por colonias y los beneficios coloniales que acabó desembocando en la Primera Guerra Mundial.
Esto fue lo que describió Lenin. Pero, como Smith recuerda, citando a Andy Higginbottom, lo que no encaja del análisis de Lenin del ascenso del imperialismo como fase superior del capitalismo a finales del siglo XIX, no es que la explotación sea en realidad menor en el Sur que en el Norte o que no haya ya naciones opresoras y oprimidas, sino que "Lenin no teorizó el imperialismo con respecto a la creciente composición orgánica del capital o la tendencia decreciente de la tasa de ganancia. . . . Esta insuficiencia teórica en el estudio del imperialismo es atípica en Lenin, y destaca en marcado contraste con sus propios análisis económicos del desarrollo del capitalismo en Rusia, que se basa firmemente en las categorías de El Capital" (P229).
Smith cree que los economistas marxistas del Norte no tienen en cuenta cuando debaten sobre el papel de la ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia de Marx las variaciones internacionales en la tasa de explotación (s / v), así como los cambios en la composición orgánica del capital (c / v). Quizás sea cierto que los economistas marxistas, como yo, hayan tendido a "ignorar el hecho de que una parte sustancial de la plusvalía que es capturada por las empresas de los países imperialistas y convertida en beneficio fue extraída de los trabajadores en países con bajos salarios". (P248). Pero quienes hemos discutido estas cuestiones no hemos ignorado los movimientos globales relacionados con s / v. De hecho, una de las características de la época posterior a 1945 es que la tasa de plusvalía ha aumentado en las principales economías, mientras que la tasa de ganancias ha caído (a largo plazo). En mi propio trabajo, he demostrado que esto es así en EE UU (US rate of profit revisited) y también en trabajos recientes sobre la tasa mundial de ganancias que incluya las economías del Sur de los países del G20 como Brasil, Rusia, China e India. Esteban Maito ha hecho un trabajo similar con resultados similares (Maito, Esteban – The historical transience of capital. The downward tren in the rate of profit since XIX century).
No ignoramos el movimiento de la tasa de explotación global. De hecho lo que este trabajo muestra es que, aunque el nivel de las tasas de ganancia son más altas en el Sur, también han caído allí a pesar de la creciente y mayor s / v, ya sea a causa de la plusvalía absoluta, la plusvalía relativa o la sobreexplotación. Aquí está mi cálculo de la tasa de ganancia en el G7 y las economías BRIC durante los últimos 60 años a partir de mi reciente artículo sobre la tasa de ganancia mundial utilizando las tablas Penn World (Revisiting a world rate of profit June 2015).
 
Así, la ley muestra los límites del futuro a largo plazo del capital (y del imperialismo). De hecho, un nuevo libro de G Carchedi y mio (a finales de este año) recopila el trabajo de los economistas marxistas "no-Euro" que muestra que la ley de la ganancia identificada por Marx funciona tanto en el Sur como en el Norte.
De hecho, no estoy seguro de que Smith haya demostrado que la 'sobre-explotación’ es la característica dominante del imperialismo moderno. Como muestra Smith, el imperialismo del siglo XIX también se basó en la sobre-explotación de las masas en las colonias (incluyendo la esclavitud) y que, en la industrialización de los países imperialistas como Gran Bretaña a finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, la imposición de salarios por debajo del valor de la fuerza de trabajo fue un factor poderoso en la explotación del trabajo (véase Engels La situación de la clase obrera en Inglaterra).
Por lo demás, la sobre-explotación es visible en las economías imperialistas también. Los contratos 'cero horas', por los que los trabajadores están a la entera disposición de los empleadores a todas horas por una paga mínima, afectan ya a dos millones de trabajadores en Gran Bretaña. En el sur de Europa, donde las tasas de desempleo juvenil son de alrededor de un 40-50%, los jóvenes se ven obligados a vivir con sus padres y a ganar salarios miserables en trabajos con bajos salarios en la venta al por menor y el sector del ocio. Y los datos muestran que la pobreza ha aumentado en el 10% de los hogares con menos ingresos desde los años 1980 en el Norte (incluido EE UU).
Y la otra cara de la moneda es que, además de la sobre-explotación, también se produce la explotación del proletariado del Sur a través de la plusvalía absoluta y por medio de la última tecnología para ahorrar mano de obra (plusvalía relativa) así como ocurrió en el desarrollo de capitalismo industrial a partir del siglo XIX. Foxconn puede sobre-explotar su fuerza de trabajo, pero también emplea la tecnología más avanzada. Esta es una característica de lo que Trotsky llamaba el desarrollo desigual y combinado del capitalismo en la época imperialista.
Pero no entiendo muy bien cúal es la posición de Smith en este debate sobre la relación entre la ley de la rentabilidad de Marx y las causas de las crisis económicas en el imperialismo mundial moderno. Afirma, con razón, que "Este aumentando o cayendo la tasa de ganancia, lo que importa es si la masa total de la plusvalía es suficiente para recompensar a todos los que exigen su parte de ella". Sí, la masa total de plusvalía periódicamente no es suficiente debido a que opera la ley de Marx. Y cuando la masa de ganancias cae, no pasa mucho tiempo antes que la inversión, el empleo y los ingresos se hundan en una depresión.
En su capítulo final sobre las causas de las crisis, Smith rechaza firmemente la idea dominante tanto en la teoría económica dominante como en la heterodoxa de que el origen de la crisis financiera global y de la Gran Recesión fue financiero. Como alternativa, sugiere que la crisis se pospuso por desplazamiento hacia el Sur de los complejos imperialistas a causa de la "sobreproducción" en el Norte. Pero el concepto de "sobreproducción" cubre una multitud de pecados. En Marx, la sobreproducción de mercancías es el resultado de un exceso de acumulación de capital, pero el exceso de acumulación de capital es el resultado de la caída de la rentabilidad y el beneficio (sobreacumulación absoluta).
Como Smith muestra de manera tan brillante, el capital en el Norte recuperó gran parte de la caída de su rentabilidad sufrida en la década de 1970 mediante la sobre-explotación del Sur: "el plusvalor extraído de estas nuevas legiones de trabajadores mal pagados ayudó a sacar al sistema de capitalismo de su agujero en la década de 1970 ". El aumento de la deuda, como señala Smith, agravó la crisis final que adoptó una forma financiera. Como dice Smith, "El crecimiento exponencial de la deuda consiguió contener la crisis de sobreproducción, pero ha situado al sistema financiero global al borde del colapso". En esta frase, hay que sustituir la palabra "sobreproducción" por "rentabilidad".
Es posible que el imperialismo encuentre margen de maniobra para explotar al proletariado a nivel mundial y así contrarrestar una vez más la caída de la rentabilidad, por un tiempo. Todavía hay reservas de ejércitos de mano de obra de las zonas rurales en muchos países que pueden ser incorporados a la producción de mercancías globalizada (y sí, a menudo con salarios por debajo del valor). Pero hay límites a la capacidad del imperialismo para aumentar la tasa de explotación de forma indefinida, y una de ellas importante es la lucha del joven proletariado del Sur (y de una parte sustancial en el Norte).
La ley del beneficio de Marx no será y no podrá ser contrarrestada de forma indefinida, incluso con sobre-explotación. La ley de la rentabilidad y la lucha del proletariado mundial son los talones de Aquiles del imperialismo.

Michael Roberts es un reconocido economista marxista británico, que ha trabajador 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.
Fuente:
https://thenextrecession.wordpress.com/2016/03/07/imperialism-and-super-exploitation/
Traducción:  G. Buster

Compartir
Joomla templates by a4joomla