bridge1.jpgbridge3.jpgbridge2.jpgbridge6.jpg

Rebelión 08-06-2016
* EUA y UE van hacia la destrucción, empujan a Latinoamérica también
* Privatizaciones, despilfarro de los bienes del Estado para unos pocos
* México a punto del desastre por políticas neoliberales y globalización
 La prospectiva nos ayuda a ver no tanto el futuro —porque no es una bola de cristal— como las tendencias a partir de las variables del presente.
 Todos sabemos que la globalización ha tomado un giro devastador, desde la última crisis del predominante sistema financieroglobal de 2008-2009, hastala fecha a nivel mundial: porque la influencia especulativa se sobrepone con un impulso quecorroe lenta, paulatina e irremediablementeeconomías y países enteros, como serpiente negra que se muerde la cola. La (des)Unión Europea es un buen ejemplo de ello, cuando no el mejor.
El capitalismo moderno que sostienela globalización —capital financiero pero especulativo, de crisis cíclicas que nunca podrá dejar atrás porque anidan en sus entrañas—, no únicamente continúa acelerando las polaridades entre países ricos y pobres, desarrollados y subdesarrollados, explotadores y explotados o los viejos conceptos de primer y tercer mundo.
La globalización de nuestros días está profundizando todas las contradiccionesque antes veíamos claramente sólo entre países o bloques de países dominantes, y ahora las vemos al interior de ellos mismos —países y bloques de países desarrollados—,en el llamado capitalismo central porquela globalización está arrasando con todo o autodestruyéndose con el flagelo del capital financiero como principal actor dominante en la escena. Son los grandes corporativos donde anidan multinacionales de las finanzas, de la guerra, de los alimentos, de la electrónica, todos, unos cuantos controlados por unas pocas familias desde los principales países otrora desarrollados como Estados Unidos de América (EUA), Gran Bretaña (GB), Holanda, Suiza, Alemania, Australia, y unos pocos dispersos en otros países.

Es decir, las políticas neoliberales de la presunta “estabilidad macroeconómica”, aplicadas como reacción a la crisis económica mundial de los años 70, tras la caída de los precios del petróleo —la gran incidencia de la Organización de los países de Petróleo (OPEP), que ahora ya ni existe—,en los años 80 y 90, comenzando en EUA yGB,con los entonces presidentes Ronald Reagan y Margaret Thatcher respectivamente, trajeron consigo la idea del Estado mínimo y la prevalencia del libre mercado, de intervenir el mecanismo Estado/economíapara beneficiar a la iniciativa privada (sin problema, porque el interés privado resolvería todo comosustituto del Estado, ¡sic!
Fueron los años de la generalización y aplicación de las políticas neoliberales —que no fue otra cosa que el desmantelamiento del Estado de Bienestar por el Estado Neoliberal;gran algarabía en México sobre todo con Carlos Salinas de Gortari [1] — en el mundo [2] y en América Latina [3] :privatizaciónde paraestatales en muchos países, lapresunta “revolución silenciosa”, “oleada del futuro” o “llave para el buen gobierno”, de todas las empresas otrora en manos del Estado.
Las también llamadas “desincorporaciones” pretendían reducir el gasto público,con menores tasas de endeudamiento;además laliberalizacióndel comercio, para dejar todo en manos de la iniciativa privada;el derribar las barreras arancelarias para la libre importación/exportación de mercancías;la desregulación, para eliminar trámites administrativos engorrosos para las empresas.
México, el segundo país más privatizado, convertido en uno con desarrollo sólido a tasas de crecimiento del 6% de PIB en promedio durante las cuatro décadas anteriores, a una chatarracon crecimientos nunca mayores al 2% en promedio, sin oportunidades para la población. Al mismo tiempo, se aplicaron los grilletes del control: la firma de tratados comerciales, gran activismo de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y Organización para la Cooperación del Desarrollo Económico (OCDE), con el Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT), su antecedente.Los grandes promotores del neoliberalismo, a expensas de Washington, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).
EUA promovió junto con Canadá y México elTratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y el saldo al paso de las décadas ha sido favorable solo para las grandes empresas, monopólicas y multinacionales de la globalización de EUA y algunas de Canadá —como las mineras que han destruido grandes extensiones de suelo mexicano para la obtención de oro y plata—,en tanto a México le resulta mayorpobreza y destrucción ecológica, porque son muy pocas las empresas locales beneficiadas. Aparte, con esos antecedentes, México se convirtió en el país con más tratados comerciales del mundo.
En materia de energía, por ejemplo, y tras las “reformas estructurales” en el país, se hacen presentes ya las multinacionales del petróleo y el gas anglosajonas —las 4 que quedan de las “7 Hermanas”: Chevrony ExxonMobil, de EUA; Shell,de Países Bajos y Reino Unido y BP(la responsable del gran derrame en el Golfo de México en 2010)delReino Unido,para “explotación en aguas profundas”—, desde la privatización de Petróleos Mexicanos (PEMEX) yla Comisión Federal de Electricidad (CFE), producto de los últimos cambios a la Constitución que sacó Enrique Peña Nieto del Congreso de la Unión con la aprobación de los firmantes del llamado “Pacto por (contra) México”, a propuesta de un partido de laizquierda del espectro político.
México, como país ejemplo porque “en vías de desarrollo”, como se les clasifica a otros que rondan por la también llamada periferia del capitalismo —como los países latinoamericanos, con algunas salvedades que intentan salir del injerencismo de las políticas externas—,lo que les queda como saldo neoliberal mayordesigualdad, máspobreza, menos educación, más enfermedades, creciente desempleo, pocas opciones de vivienda, pésima seguridad —violencia y crisis de la seguridad pública, sobre todo en aquellos países donde reinan las mafias de las drogas como México—; una polarización muy marcada entre poseedores (concentración en pocas manos) y desposeídos, ricos y pobres, etcétera. Por cierto, el saldo de las privatizaciones fue negativo, tan solo “los gastos sobrepasaron a los ingresos recibidos por la privatización”. [4]
A gran escala, el reinado del capital financiero/especulativo ha impuesto sus leyes destructivas, la UE es ejemplo claro y encamina a la ruina a sus propios países periféricos, como Grecia, España, Portugal, Italia, Irlanda bajo la directiva de la Comisión Europea, el BCE y el FMI (la Troika).
El capital financiero que no pasa de burbujas,“números en el ordenador” peroa la postre resultan deuda real para los ciudadanos de a pie, como la crisis de las hipotecas subprimeen EUA, que al no poder pagarselos deudores perdieron sus casas y los lanzaron a la calle. El país del americanway of life se derrite fabricando pobres, criminalizando a los de raza negra y más con sus tretas imperiales contra el mundo en el terreno de la geopolítica como el terrorismo de Estado (del que no hablaremos ahora).
Pero son los ricos, de los grandes bancos, en cambio, quienes desde la crisis del 2008-2009 sí fueron rescatados por los banqueros centrales —la Reserva Federal, el Banco Central Europeo, etcétera—,además de brindarles préstamos de capital financiero a cero intereses para evitar su quiebra o insolvencia con la impresión de billetes.
Tan sólo en EUA fueron rescatados ¡los más grandes corporativos!:FannieMae y Freddie Mac (2008); Goldman Sachs y BerkshireHathaway (2008); Morgan Stanley (2008); American International Group (2008-2009); General Motors Corporation y Chrysler LLC (2008), Bank of America por su compra de Merrill Lynch (2008). Antes, en 1971 fue rescatada LockheedCorporation, en 1980 Chrysler Corporation y en 2003 Parmalat.
También hubo tabla de salvación en los sistemas bancarios irlandés, sueco, español. Todo bajo el mecanismo llamado de la “flexibilización cuantitativa”, eseinstrumento de política monetariadonde los bancos centrales benefician a banqueros, administraciones públicas, a los inversores en activos, a exportadores nacionales y algunos deudores; en perjuicio siempre de los tenedores de moneda, los contribuyentes, nuevos ahorradores, importadores locales y deudores más solventes. Situación que no impulsa la economía y sí acelera la burbuja especulativa de oropel. Deteriora las condiciones sociales al extremo, porque la carga de las deudas de los bancos las pagan los trabajadores.
Cuando en 1990 Japónpasó por un proceso similar al de EUA y el mundo en 2008-2009, y tras la década perdida entre 1992 y 2003 con una tasa de crecimiento del 1% anual, inició en 1998 con un gasto de 470 millones de dólares (al tipo de cambio 2008), tanto para comprar activos tóxicos de los bancos, como recapitalizarlos y quedándose con dos de ellos. Por esto es que Japón aconsejó al Departamento del Tesoro gastar más en compra de tóxicos y recapitalizar a los bancos con dinero de los contribuyentes.
No recomendó —y tampoco EUA ni la UE adoptaron— las medidas de Tailandia que cerró 42 compañías financieras, de Indonesia,61 bancos en el mismo año y de Corea que cerró los bancos comerciales, los tres países en 1997. En ellos súmese Malasia, países en los cuales la crisis se contuvo. Tampoco la chiripa de Islandia, país de extremos que ejemplarmente y obligado por la escases de fondos también la libró.
País de sorpresas, Islandia venía de ser el más pobre de Europa a principios del siglo XX, considerado el más desarrollado conforme al Índice de Desarrollo humano por la ONU y el más verde del mundo en 2007, boyante cuando le alcanzó la crisis también por la ilusión neoliberal y financiera. Le sorprendió la caída de LehmanBrothers; es decir, todo comenzó con el hundimiento generado por el shock más brutal y fulminante de la crisis financiera internacional de 2008.
El gobierno del primer ministro GeirHaarde decidió no rescatar a los tres bancos comerciales en 2008. “Existía un peligro real… —dijo entonces—, de que la economía islandesa, en el peor de los casos, fuera absorbida con sus bancos y el resultado podría haber sido una bancarrota nacional”. Y, pese a problemas que enfrentó, como devaluación, endeudamiento, recesión con caída del 5.5%, un costo de la crisis que superaba el 75% de su PIB y congelación de depósitos de ciudadanos, entre otras medidas, salió adelante.
Luego se dijo que “Islandia no es ejemplo de nada…”, porque “simplemente no había dinero (en su momento) para rescatar a los bancos: de lo contrario el Estado los habría salvado”, llegaron a pedirle prestado a Rusia, dice el politólogo local EirikurBergmann. Resultó por “accidente: no queríamos pero tuvimos que dejarlos quebrar, y ahora los políticos tratan de vender esa leyenda, de que Islandia ha dado otra respuesta”. Nada de eso, dicen otros.
Pero a la postre resultó.Porque Islandia, al igual que los países de la desUE y de Latinoamérica, fue saqueada por unas 20 o 30 personas. Una docena de banqueros, unos pocos empresarios y un puñado de políticos formaron un grupo salvaje que llevó al país a la ruina: 10 de los 63 parlamentarios islandeses, incluidos los dos líderes del partido que ha gobernado caso ininterrumpidamente desde 1944, tenía préstamos personales por valor de casi 10 millones de euros por cada uno.
Hoy el presidente electo en 1996 ÓlagurRagnarGrímsson, y tres veces reelecto (2000, 2004 y 2008), considera “una locura” que sus conciudadanos “tengan que pagar la factura de su banca sin que se les consulte”. En 2009 fue su shock del presente (-6.8 del PIB), pero a partir de 2011 cuando Islandia encarceló a políticos y banqueros, ya en 2012-2013 estaba creciendo a tasas tres veces superiores a la UE(2011, 3.1%; 2012, 1.6%; 2013, 1.9%del PIB). La medida resultó, pero el mundo occidental lo tiene en la opacidad, porque ningún banquero quiere perder sus “exorbitantes ganancias”, como le sucedió a Grecia y al resto de países periféricos de la UE con la troika.
Luego entonces, producto del abandono del Estado y de sus responsabilidades con la sociedad porque todo dejó a manos del libre mercado (¡el libre mercado no existe!), como en los tiempos del Estado “benefactor o protector”, las políticas sociales están desapareciendo de las políticas públicas, que antes llevaban servicios de educación, salud, vivienda, bienestar para los generadores reales y efectivos de la riqueza, los trabajadores y la población en general. En Grecia, España, Portugal, Italia e Irlanda crece el endeudamiento público, se profundizan las medidas antisociales, sin empleo y salarios de hambre.
Por eso es que el saldo de la globalización en el mundo de hoy pulula entre extensas franjas de pobreza y enfermedades, no ya solo en países tradicionalmente pobres como África y Asia, como en el propio corazón de EUA, en Nueva York y Washington. Algo no le salió bien a la globalización y al neoliberalismo como instrumento de política monetaria, que no de crecimiento y desarrollo. Los ganadores son unas cuantas multinacionales, que de la mano de los banqueros centrales, están destruyendo economías, países y población completos.
La crisis económica,en suvertiente financiera,lleva al mundo a la destrucción. Antes, donde el Estado de bienestar estaba más desarrollado y las desigualdades sociales eran menores, la capacidad de ahorro era superior; ahora, donde rige el capital financiero/especulativo la polaridad riqueza/pobreza se profundiza. Con la globalización neoliberal disminuyen tasas de ahorro e inversión, caen los salaros, las tasas de desempleo aumentan, hay mayor desigualdad, una alta concentración de la renta y deterioro de los niveles educativos. Ello sucede al interior de los países antes llamados desarrollados.
El “problema” de la inmigración procedente de aquellos países en guerra como Irak, Afganistán, Siria y el norte de África, azuzados todos por el terrorismo atizado también desde países como EUA, algunos de la UE, Arabia Saudita y Turquía entre otros, no es más que otro saldo neoliberal y de las guerras como negocio turbio, tanto para la apropiación de las reservas de energéticos como la venta de armamento, el negocio de la guerra.
Ya, por ejemplo también, en 1999 antes de la debacle del 2008, las diferencias en materia de ingresos entre los 10% más ricos y los 10% más pobres eran: en EUA 19 veces; en España 9 veces; Argentina 24 veces; Brasil 58 veces; México, 40 veces; Venezuela 22 veces. Esa brecha ha crecido, no solo en Latinoamérica, también en la UE y el EUA, los bastiones del sistema financiero.
Luego entonces, la globalización está llevando a la ruina a la población, a países enteros; está destruyendo la naturaleza y metiendo al mundo en una profunda crisis a punto de estallar.A la velocidad de los “derivados” en los mercados de futuro avanza hacia la destrucción y con ella la catástrofe, no sólo económica porque la burbuja del 2008-2009 sigue inflada y estallará con cualquier pretexto, de mayores alcances.
No obstante, llegó la hora de defender la vida y al planeta.Conocido es que cuando el pueblo se moviliza el poder tiembla.Por eso los mecanismos de intimidación, el uso del poder policiaco y militar. Pero ni el más grande ejército ha derrotado a los pueblos. En el mundo del presente reina el caos, y el futuro es nada promisorio gracias a la llamada globalización que todo lo que toca destruye. (05 de junio de 2016).
Notas:
[1] El gobierno de José López Portillo (1976-1982) dio inicio a la venta con 400 empresas paraestatales. Miguel de la Madrid (1982-1988): 294 liquidaciones, 72 fusiones, 25 transferencias, 155 empresas; solo en 1988 hubo 750 “desincorporaciones”. Empresas de sectores como la siderurgia, banca, teléfonos, ferrocarriles, energía, etcétera. En total, de las 1 mil 150 empresas que existían en 1982, quedaron 200 en 1994. Carlos Salinas vendió TELMEX y el grueso de empresas estratégicas de México. Ernesto Zedillo (1995-2000) privatizó los ferrocarriles, permitió inversiones en comunicación satelital, creó las Afores para privatizar los Fondos de pensión, así como los servicios de salud IMSS e ISSSTE. Operó el rescate bancario tras el llamado “efecto tequila” de 1984-1985, mediante el FOBAPROA/IPAB de una banca que ahora es el 90% extranjera ¡los servicios financieros mexicanos en manos extranjeros!; aeropuertos y aerolíneas. Vicente Fox (2000-2006), Aseguradora Hidalgo, industria azucarera, a la que luego “rescató”. Felipe Calderón (2006-2012) impulsó la venta del sector energético, desmanteló Cía. de Luz. Peña Nieto (2012-2018) cerró la piza neoliberal que se abrió cínicamente con Salinas para perjudicar al país, y quedaban energía, educación. Son los presidentes traidores de México, los culminadores de la brecha abierta por Antonio de Padua María Severiano López de Santa Annay Pérez de Lebrón,mejor conocido como “su alteza serenísima”.
[2] En países desarrollados: Gran Bretaña, Alemania, Francia, Italia, Japón, España, Austria. Holanda, Portugal, Irlanda, Canadá. En Asia: Turquía, Filipinas, Pakistán, India.
[3] Chile, el primer experimento monetarista de los Chicago Boys, con Milton Friedman a la cabeza, arranca con la bota militar de la dictadura de Augusto Pinochet. También se dieron privatizaciones en Argentina, Brasil y Venezuela, Bolivia, Perú.
[4] Sacristán Roy Emilio, Facultad de Economía, UNAM, 2006. Consulta electrónica, en: http://bit.ly/1UBWKX7 .
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Joomla templates by a4joomla