bridge3.jpgbridge1.jpgbridge6.jpgbridge2.jpg

Aportes

Ratifica el pueblo cubano en las urnas la confianza en su Revolución

Ratio:  / 0
MaloBueno 
Compartir

Ratifica el pueblo cubano en las urnas la confianza en su Revolución
Por Pedro Campos Santos

La nueva Asamblea electa elegirá al nuevo el Consejo de Estado, a su Presidente, Primer vice Presidente y vice Presidentes. El Consejo de Estado a propuesta de su Presidente, también Presidente del Consejo de Ministros, aprobará el nuevo gobierno que deberá llevar adelante el mandato del pueblo para  realizar los cambios que garanticen la irreversibilidad de la Revolución y el socialismo.

El pueblo cubano acudió masivamente a votar en las elecciones del 20 de enero para elegir los diputados al Parlamento y a los delegados a las Asambleas provinciales del Poder Popular.  Según datos de la Comisión Electoral Nacional, acudió a las urnas el 96 % de todos los posibles votantes y de este 96 %, 91 % lo hizo por el voto unido (votaron por todos los candidatos), saliendo electos  todos los  propuestos.

Tal concurrencia masiva a las urnas y la respuesta positiva de la ciudadanía al llamado de Fidel por el voto unido, en medio del conflicto de fondo, histórico y permanente, entre el Imperialismo norteamericano y  la nación cubana, ratifica la confianza de la inmensa mayoría del pueblo cubano en su Revolución y en su capacidad para avanzar en el camino socialista emprendido.

Esto es fruto, especialmente, del proceso de discusiones alentado por el discurso de Raúl el 26 de Julio pasado en el seno del Partido y el pueblo que renovó las esperanzas de las bases  en la dirección histórica y su capacidad para seguir encabezando los cambios profundos de métodos y estructuras que demanda la sociedad cubana, expuestos en los millones de planteamientos realizados en ese proceso y brevemente  resumidos por Raúl en su intervención en la última sesión del Parlamento.

La nueva Asamblea electa tendrá ahora como tarea inmediata, en su reunión del 24 de febrero, fecha en que se recuerda el Primer Grito por la Independencia, elegir de su seno al nuevo de Consejo de Estado, a su Presidente, Primer vice Presidente y vice Presidentes. El Presidente del Consejo de Estado, que según la Constitución vigente, es también el Presidente del Consejo de Ministros, pondrá a la consideración del Consejo de Estado, la propuesta de nuevo gabinete ministerial, que de acuerdo con lo establecido será el encargado de poner en ejecución los planes del nuevo gobierno.

De manera que el colofón de este proceso electoral, será la conformación del  nuevo gobierno que deberá estar en capacidad de llevar adelante el mandato del pueblo para  realizar los cambios necesarios que garanticen la irreversibilidad de la Revolución y el socialismo, dilema existencial actual que identificó el Comandante en Jefe en noviembre de 2005, entre la eventual autodestrucción de la Revolución y nuestra capacidad para revertir esta situación. En el análisis de la votación no puede pasarse por  alto que el voto desafecto (más de 700 mil, sumados los que no fueron a votar, votaron en blanco o anularon la boleta), creció más del 40 % en relación con las elecciones pasadas.

Garantizar el camino socialista pasa por claros avances estructurales en las relaciones socialistas de producción en todas las ramas de la economía, a partir de los cimientos echados con el Perfeccionamiento Empresarial y las Unidades Básicas de Producción Agropecuarias, lo que implica movernos en la dirección del socialismo participativo y democrático que demandaron los de abajo en las recientes discusiones, e ir dejando atrás los viejos esquemas  dirigistas  del excesivo centralismo estatal en la sociedad y la economía. Este cambio de filosofía no es fácil, pero es imprescindible, demanda renovar y democratizar también los métodos de trabajo del Partido, el reforzamiento de la dirección colectiva, la sistematización de la libre discusión y una nueva política informativa. Teniendo en cuenta la situación actual y las propuestas de las bases, el nuevo gobierno, deberá contemplar entre sus tareas fundamentales las siguientes:

1-Consolidar la reestructuración de las bases organizativas de la producción de alimentos, dando prioridad en todo sentido a las formas de organización socialistas de la rama agropecuaria, eliminar todas las trabas que entorpecen el despegue de las UBPC, organizar nuevas cooperativas donde sea posible, distribuir –en usufructo- partes de las tierras ociosas en manos del Estado a campesinos individuales y familias y, en función de  todo ello, crear las condiciones crediticias y de mercado que posibiliten una rápida expansión de la producción de alimentos a precios accesibles a la población y la más rápida sustitución de  importaciones en este renglón.

Deberá estudiarse la conveniencia de crear la Unión de Cooperativas Agropecuarias, que funcione coordinada pero independientemente del resto del sistema estatal, que abarque las UBPC (Unidades Básicas de Producción Cooperativa), las CPA (Cooperativas de Producción Agropecuaria), y las CCS (Cooperativas de Créditos y Servicios) y otras que surjan, organizadas separadamente del ANAP (una cosa son los pequeños  productores y otras las cooperativas), con sus propios  recursos, transportes, formas de financiamiento, distribución y comercialización, al estilo del primer sistema de cooperativas cañeras fundando por Fidel en 1960 y que existió hasta 1962, basadas ahora en una idea del Licenciado y Combatiente Revolucionario Radulfo Páez, en concordancia con nuestra propia experiencia histórica e inspirada en lo planteado por Marx, Engels y Lenin como vías de la construcción socialista. Estos sistemas productivos sin intermediarios, podrían vender sus productos directamente a la población a precios cercanos al costo de producción.

Ya se realizan varias experiencias para la producción de leche de vaca y carne vacuna, de cerdo y carnero, donde especies de micro-cooperativas familiares apoyadas con recursos y mercado del estado y en coordinación con empresas de las Fuerzas Armadas, están empezando a ser organizadas para garantizar consumos  localizados.
2-Un esfuerzo particular deberá incluir la restauración de parte de la industria azucarera y la agricultura cañera, sobre nuevas bases cooperativas  en la parte agraria y el Perfeccionamiento Empresarial hacia su optimización en la parte industrial, buscando una mayor responsabilidad de los trabajadores con la producción. Los precios mundiales del azúcar y los alimentos, obligan a nuestro país a priorizar estos sectores y hacerlos productivos y eficientes, basándonos más en la organización sobre bases socialistas que en grandes inversiones de recursos.

3-La introducción del Perfeccionamiento Empresarial en todas las empresas de importancia nacional y estratégica y pasos concretos hacia su optimización, bajo pleno control de los trabajadores y sus organizaciones sindicales, que garanticen la elección de los aparatos directivos y el poder decisorio obrero en  la planificación y el control de costos, gastos, ingresos y manejo del excedente, será la tarea concreta más importante del próximo gobierno en las ramas de la industrial y los servicios, como vía para garantizar el aumento de la producción y la productividad, el ahorro, la optimización de los recursos, la disciplina en los procesos productivos y el ingreso de los trabajadores, donde estímulo y productividad   se armonicen como dos pistones de un mismo motor.

4-Un sector que demandará una reorganización estructural importante será el de los servicios de todo tipo a la población, con una mayor descentralización en toda la actividad comercial al por menor, la creación de cooperativas de servicios y la estimulación al trabajo por cuenta propia, con nuevas regulaciones impositivas que estimulen la actividad del sector.

Los servicios básicos y generales: electricidad, agua, energía doméstica, teléfonos y transporte público eficiente, deberán ser garantizados a todos los ciudadanos en forma consecuente, combinando creadoramente las alternativas nacionales con las regionales y las estatales con las comunales, cooperativas y por cuenta propia. Especialmente, deben completarse las tareas relacionadas con la Revolución energética y ampliación de la diversificación de las fuentes.

5-El transporte público ha empezado a dar señales de mejoría, pero  como diría el humorista Zumbado, hay que “echarle fijador”, lo  que, en este caso, no es otra cosa que darle una mayor participación directa a los trabajadores en el control de la gestión y los beneficios económicos, de manera que los nuevos ómnibus sean más y  mejor cuidados por sus propios trabajadores, lo cual pasa por eliminar el salario fijo y vincularlo a la recaudación,  responsabilizarlos con el control de los gastos, costos e inversiones y crear empresas municipales cogestionadas entre los trabajadores y el órgano estatal correspondiente.

6-La construcción de vivienda demanda cambios en las concepciones organizativas actuales excesivamente centralizadas, que han impedido el cumplimiento de los planes a pesar de la disponibilidad de recursos, buscando una mayor responsabilidad de los trabajadores de las empresas constructoras y productoras de materiales afines, creando o facilitando  la creación de cooperativas de constructores y revitalizando el movimiento de micro-brigadas a cargo de centros de trabajo que fabriquen para sus propios trabajadores, así como facilitar al máximo la construcción por medios propios. Este serio problema, como el de la alimentación, demanda una revolución particular en todo su sistema, a fin de lograr éxitos palpables lo más rápido posible.

7-En educación y salud pública, es imprescindible una reconsideración urgente a sus profesionales que implique estimulación social y material, como vías para buscar un aumento de la calidad del trabajo en estas esferas y una estabilidad en el personal más calificado que tiende, naturalmente a buscar otras salidas emergentes a su situación. Formas específicas de autonomía operativa deberán estudiarse y aplicarse con la mayor prontitud en ambos sectores.

8-Con especial urgencia deberá acometerse la eliminación de todas las prohibiciones y regulaciones violatorias de los derechos constitucionales e individuales de los cubanos que afectan a toda la población de una u otra forma y dificultan el normal desenvolvimiento de la sociedad y la economía. Esto sólo demanda decisión.

9-Todo este esfuerzo, para culminar exitosamente,  deberá ir aparejado a un plan específico hacia la eliminación de la doble moneda en el más breve plazo posible, sin lo cual será imposible la desaparición de las diferencias sociales acrecentadas e irrealizable una verdadera integración entre el campo y la ciudad, el agro y la industria, la economía emergente y la tradicional y entre el comercio exterior y el interior.

10-El estado  debe ponerse en función del ser humano, los trabajadores y el pueblo, los cuales deben ser los sujetos protagonistas concientes de la construcción socialista. Un proceso de descentralización de los recursos y las decisiones, junto a una municipalización de los presupuestos, y el ejercicio del poder real a este nivel sobre todas las entidades enclavadas en el territorio, aunque tengan incidencia nacional e implique altos niveles de coordinación, que lleve a una verdadera incorporación de las bases al autogobierno, será una tarea complementaria para convertir el sistema actual de Poder Popular de representativo en participativo. El propio aparato ministerial, al encarar estos retos podrá sufrir cambios organizativos y estructurales.

Estos no son los únicos aspectos en los que deberá concentrar su trabajo el nuevo gobierno, pero sí los que deben recibir atención priorizada, pues son los que al más corto plazo pueden hacer irreversible el socialismo en Cuba y los que más afectan directamente a la población y a los trabajadores, origen y fin de la Revolución.
Socialismo por la vida.

La Habana, 22 de enero de 2008
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Compartir
Joomla templates by a4joomla