bridge3.jpgbridge1.jpgbridge2.jpgbridge6.jpg
Buceando en los viejos archivos, actualizando el "viejo quehacer", encontramos este pequeño aporte, reflejaba en ese momento un sentimiento generalizado dentro de nuestra fuerza política, y, no lo dudo, dentro de la mayoría de nuestro pueblo. Así fue en octubre de  2004, el Frente Amplio accedía al gobierno.  
 
Estamos a tiempo.
 

"el sol del pueblo arderá
nuevamente alumbrando mi tierra"

_________________________________________________________________________

Abril de 2004
Hacia el gobierno popular

Ruben López

Es imprescindible retomar el debate dentro de la izquierda sobre los próximos acontecimientos. La posibilidad real de ser gobierno, por primera vez, desplazando a los partidos tradicionales. El triunfo en el plebiscito del 7 de diciembre por parte de las fuerzas progresistas, ha puesto al país a pensar, con más fuerza, en un triunfo del EP en el mes de octubre de 2004. La diferencia lograda entonces, mayor a la esperada, muestra un estado de ánimo de los uruguayos más positivo aún por las fuerzas del cambio.

Esto quiere decir que ya se ganó?. No, de ninguna manera, en estos meses que restan será necesario un gran esfuerzo para encolumnar a los frenteamplistas de todas las épocas en esta gran batalla por el cambio.

Ahora es posible, hay condiciones nacionales, regionales e internacionales como nunca se habían dado antes, para hacer realidad los viejos sueños de justicia social.

Primero, entonces, una gran victoria el 31 de octubre, obtener las mayorías suficientes para aplicar un programa transformador.

Segundo, con la mayoría parlamentaria, buscar los acuerdos de todos aquellos que se sientan identificados con el programa de cambios, a nivel social, político, cultural. De ninguna manera debe confundirse y creer que puede hacerse todo en soledad.

Tercero, eso no debe significar que para conseguir mayorías o determinados consensos, se pase a aplicar el programa de quienes han hundido el país en los últimos decenios. Ya hay quienes -analistas y otros- aconsejan alianzas a cualquier costo, dejando el programa por el camino. Si hay algo claro es que los ciudadanos uruguayos quieren cambiar, pero no de personas, solamente, sino la forma en que se hacen las cosas y las cosas que se hacen.

Cuarto, pensar que lo esencial es la gente, el ciudadano, aquel hombre que todavía debe forjarse, pues el individualismo neoliberal, excluyente, dogmático y reaccionario, arrebató parte de esa mejor historia de solidaridad, de entrega, de lucha sin importar quien daba más, como dicen Baglietto y León Gieco: "ganar, de que sirve ganar, sino ganan conmigo los que vienen detrás!!!"

Quinto, solamente unidos se triunfará, la división será el germen de la derrota. Discutirlo todo, si, una nueva forma de hacer política, basada en la más amplia participación popular, como la que deberá darse en los comités de base, en los sindicatos, en las organizaciones sociales y en las nuevas y más variadas formas de organización a través de las cuales se exprese la sociedad civil.

Sexto, organización para defender al gobierno popular, tanto de los de afuera, que arreciarán, como de los de adentro, quienes pretendan aprovechar el triunfo para satisfacer apetitos personales. Cuidarse del sectarismo, de defender todo lo que esté adentro y negar todo lo de afuera. Defender el programa y a quienes lo aplican con justicia, enemigos de quienes se aparten del mismo y de los imperativos éticos de una nueva forma de hacer política.

Para terminar las proféticas palabras del adaggio:

"en mi país, qué tibieza

cuando empieza a amanecer

en mi país somos miles de miles"

...............................................

"en mi país brillará

yo lo sé

el sol del pueblo arderá

nuevamente alumbrando mi tierra"


Alfredo Zitarrosa

Joomla templates by a4joomla