bridge3.jpgbridge2.jpgbridge1.jpgbridge6.jpg
El Periodo de transición en los procesos latinoamericanos -I

14/07/2011
Ruben López

La fuerza de las ideas comunistas han sido capaces de levantar a millones de hombres para la conquista del Poder, en el camino hacia la liberación nacional y el socialismo. Y en muchos casos se ha logrado.

En cambio, llegados al gobierno y al poder, las fuerzas populares no han sido capaces de superar las condiciones económicas, sociales, política e ideológicas heredadas de la antigua sociedad de clases.

A encontrar esos caminos, superar barreras, construir las condiciones dedicó Ernesto “Che” Guevara buena parte de su esfuerzo intelectual; y en la practica al frente del Ministerio de Industrias en Cuba.

En esa práctica encontró:

Enormes dificultades para lograr “disciplina en la producción”.
Estudió la difícil relación y equilibrio entre los estímulos materiales y los morales.
Se pronunció diciendo: lo principal
es elevar la conciencia revolucionaria de las grandes masas trabajadoras. Sin negar los estímulos materiales, los tomaba como un mal necesario.
Para esa tarea, también planteó: El Partido debe controlar, supervisar,
no administrar.

Comunismo es la conciencia más la técnica

Elegir correctamente el instrumento de movilización de las masas

En el socialismo y el hombre en cuba.(1) : “Para construir el comunismo, simultáneamente con la base material hay que hacer el hombre nuevo. De allí que sea tan importante elegir correctamente el instrumento de movilización de las masas. Este instrumento debe ser de índole moral, fundamentalmente, sin olvidar una correcta utilización del estímulo material, sobre todo de naturaleza social.”

Nuevos procesos progresistas y de izquierda se suceden en América Latina.

Todo un período se abre ante nosotros:

¿Período de transición hacia una nueva sociedad superadora del capitalismo?
¿O una nueva consolidación del sistema dominante?

Tras originales fenómenos de masas; alianza de trabajadores, pueblos originarios, capas medias, pequeños y medianos productores de la ciudad y el campo acceden al gobierno.

Procesos electorales lograron superar las trampas que la clase dominante supo usar, para engañar a los pueblos durante decenas de años, gracias a su poder económico e ideológico.

La disyuntiva para esta nueva realidad pasa por:
-Administrar el capitalismo, afirmando el proceso de acumulación y concentración del gran capital –nacional y extranjero-.

-O iniciar, a distintas velocidades, procesos que apunten a socializar la riqueza, la inversión con desarrollo de la propiedad social, cooperativa, de asociaciones donde participen activamente los trabajadores, los productores directos. Con el apoyo y la participación estatal en los grandes emprendimientos, pasibles de convertirse en monopolios u oligopolios, pues, de lo contrario serán privados.

El período de transición, donde la izquierda ha accedido al gobierno en varios países de América latina, se está dando de una manera distinta a como había sido imaginado en el siglo pasado. La posibilidad de los cambios revolucionarios es posible. Mientras, la lucha se vuelca al plano económico, tras las victorias políticas y el acceso al gobierno.

Asimismo el poder en manos de la clase dominante y del imperio se hace sentir. El monopolio del capital, de los medios de comunicación e información tratan de imponer sus intereses en este momento crucial.

  • ¿Es posible el desarrollo de las fuerzas productivas, un nuevo impulso a través de la propiedad social, mayor democracia, participación en la administración y la gestión de la riqueza?

  •      ¿O triunfará la concepción de que el estado, es incapaz de administrar y gestionar junto a los trabajadores?;
    ¿sólo la empresa privada es eficiente y capaz de gestionar la economía?
    ¿nada se puede hacer frente a las inflexibles fuerzas del mercado.

Tratar de comprender mejor el momento que vivimos, es aprender a conocer las experiencias, de los aciertos y errores del pasado.

Luis Marcelo (2)en un excelente análisis plantea (1996):
el presente trabajo representa un esfuerzo todavía incompleto, aunque no dudo que polémico, por rectificar retomando la dialéctica materialista, aspectos conceptuales esenciales y universales de lo que fue una economía política teóricamente sesgada de la transición al socialismo y así facilitar la debida fundamentación de la política económica.”

En medio de la carencia de una correcta teoría orientadora, se observa con frecuencia no sólo mucho de retórica, sino un pragmatismo lamentable o un conservadurismo inquietante, tanto en el pensamiento de la izquierda marxista, como en los países que mantienen la esperanza de encontrar una alternativa al socialismo burocrático, al neoliberalismo y - ¿por qué no?- a las versiones capitalistas asiáticas y escandinavas.”

En un pasaje del prólogo a la "Contribución a la Crítica de la Economía Política" en el cual no se ha reparado lo suficiente a la luz actual, Carlos Marx basado en sus análisis históricos, había observado que las revoluciones sociales se producían cuando las relaciones de propiedad, de forma de desarrollo de las fuerzas productivas, se convierten en su traba (Marx)

De aceptarse esto, y si entendemos los cambios políticos y sobre todo los de propiedad ocurridos hace menos de una década en la mayoría de los países socialistas como equivalentes a revoluciones sociales, por extraviadas que se comporten, entonces es necesario investigar qué motivó que la forma en que se expresó esa propiedad social obstaculizara a tal punto el desarrollo de las fuerzas productivas en el socialismo real.”

Volviendo al “CHE” (Carta a Fidel -Abril de 1975):

Nosotros pretendemos que nuestro sistema recoja las dos líneas fundamentales del pensamiento que deben seguirse para llegar al comunismo. El comunismo es un fenómeno de conciencia –no se llega a él mediante un salto en el vacío, un cambio en de la calidad productiva, o el choque simple entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción. El comunismo es un fenómeno de conciencia y hay que desarrollar esa conciencia en el hombre, de donde la educación individual y colectiva para el comunismo es una parte consustancial a él.”..................

El otro aspecto es la técnica; conciencia más producción de bienes materiales es comunismo. Bien, pero que es la producción si no el aprovechamiento cada vez mayor de la técnica, y que es el aprovechamiento cada vez mayor de la técnica si no el producto de una concentración cada vez más fabulosa de capitales, es decir una concentración más grande de capital fijo o trabajo congelado con relación al capital variable o trabajo vivo. Este fenómeno se está produciendo en el capitalismo desarrollado, en el imperialismo. “

El imperialismo no ha sucumbido gracias a su capacidad de extraer ganancias, recursos de los países dependientes…

En ese capitalismo desarrollado están los gérmenes técnicos del socialismo mucho más que en el viejo sistema del llamado cálculo económico que es , a su vez, heredero de un capitalismo que ya está superado en si mismo y que, sin embargo ha sido tomado como modelo de desarrollo socialista.”

Debiéramos pues mirar en el espejo donde se está reflejando una serie de técnicas correctas de producción que todavía no han chocado con sus relaciones de producción.”

Debiéramos analizar cuales son esas relaciones sociales de producción que debemos alentar, para superar la situación de estancamiento y las dificultades para la gestión de las empresas en manos de la sociedad.

Ante las dificultades que ofrece la gestión, el Estado y sus empleados, más el argumento de la falta de capital, muchos se inclinan por la solución más simple, lo público es incapaz de desarrollar una producción eficiente, entonces debe realizarlo la empresa privada.

Si miramos los negocios globales se puede afirmar: hay un puñado de capitalistas super eficientes, sus ingresos y sus fortunas crecen incesantemente.

Por otro lado 5.000 millones e seres humanos, de los 7.000 que habitan el mundo, viven en la pobreza.

Veamos, además lo que pasa en ese fantástico “primer mundo” :

Durante los dos últimos años, los beneficios se han disparado, mientras que el paro ha seguido siendo desastrosamente elevado. ¿Por qué iba a creerse nadie que entregar aún más dinero a las empresas, sin límites ni requisitos, conduciría a una creación de empleo más rápida?” Paul Krugman

El BCE presta dinero a un interés de 1,25% a los bancos, que a su vez se lo prestan a los estados a intereses mucho mayores. ....
Actualmente Grecia está pagando un interés medio del 4,68% por su deuda, lo que representa que Atenas paga 15.900 millones anuales sólo de intereses, sin reducir un céntimo su deuda. Es decir, dedica el 29% de sus ingresos anuales (55.600 millones) al pago de intereses: casi un euro de cada tres va para los bancos, sin cuya desregulación e irresponsabilidad (invirtiendo en negocios meridionales tan estúpidos y fantasiosos como rentables) nunca se habría llegado al actual problema. Si en lugar de ese esquema el BCE prestara el dinero a un interés, digamos, del 0,5%, Grecia habría pagado por intereses 1700 millones en lugar de los 15.900 y se habría endeudado por 6.400 millones en lugar de por 20.600 millones.” (El saqueo de Grecia, preludio de grandes acontecimientos Rafael Poch)

¿Porque los Estados le prestan a los Bancos al 1.25%, éstos a su vez le cobran a los Estados tres o cuatro veces más?

Es saludable preguntarse, ¿cuales son los caminos para poder superar esta situación?

¿Se puede seguir soportando el enriquecimiento absoluto e ilimitado de unos pocos y el empobrecimiento de la enorme mayoría? No sólo en los países más pobres, hoy es un fenómeno europeo, estadounidense y de todo el primer mundo.

 

Joomla templates by a4joomla