bridge1.jpgbridge3.jpgbridge2.jpgbridge6.jpg

Frente Amplio

Frente Amplio, el 28 de noviembre se cumplen 40 años de su primer participación electoral

Compartir

F R E N T E   A M P L I O

          
 
 

05/11/2011
Ruben López
 

 El 5 de febrero de 1971 nacía la fuerza política destinada a producir los profundos cambios que el país necesitaba. El Frente Amplio.

Unos meses antes, el 7 de octubre de 1970 un grupo de ciudadanos independientes hacen un llamado a la unidad, entre otros destacan:

Punto 3) “Que la concertación de tal acuerdo surge como pre-requisito indispensable para enfrentar cualquier instancia electoral, y solamente su existencia y el puntual acatamiento a sus bases programáticas y organizativas abrirán realmente alternativas de poder a las fuerzas populares abocadas a enfrentar la situación de dependencia, acentuada bajo el actual gobierno y por la oligarquía nacional en connivencia con el imperialismo.

 A cuarenta años de iniciada aquella gesta, que comenzaría a minar definitivamente el bipartidismo, que servía tan eficazmente a los intereses de la oligarquía y el imperialismo, es bueno recordar y rendir el justo homenaje a quienes tuvieron la lucidez y la valentía para emprender el camino.

A continuación unos párrafos de la Declaración Constitutiva del 5 de febrero:

La unidad política de las corrientes progresistas que culmina con la formación del Frente Amplio -cerrando un ciclo en la historia del país y abriendo, simultáneamente, otro de esperanza y fe en el futuro, se gestó en la lucha del pueblo contra la filosofía fascistizante de la fuerza. Y esa unión, por su esencia y por su origen, por tener al pueblo como protagonista, ha permitido agrupar fraternalmente a colorados y blancos, a demócratas cristianos y marxistas, a hombres y mujeres de ideologías, concepciones religiosas y filosofías diferentes, a trabajadores, estudiantes, docentes, sacerdotes y pastores, pequeños y medianos productores, industriales y comerciantes, civiles y militares, intelectuales y artistas, en una palabra, a todos los representantes del trabajo y de la cultura, a los legítimos voceros de la entraña misma de la nacionalidad. Porque es un movimiento profundo que enraíza con las puras tradiciones del país, que recoge y venera las construcciones que vienen del fondo de la historia, y tiene, simultáneamente claros objetivos para alcanzar un porvenir venturoso, siente que su vertiente más honda lo enlaza con la esclarecida, insobornable y combatiente gesta del artiguismo.

Las bases programáticas de la unidad

En esta dramática circunstancia, conscientes de nuestra responsabilidad y convencidos de que ninguna fuerza política aislada sería capaz de abrir una alternativa cierta de poder al pueblo organizado, hemos entendido que constituye un imperativo de la hora, concertar nuestros esfuerzos, mediante un acuerdo político, para establecer un programa destinado a superar la crisis estructural, a restituir al país su destino de nación independiente y a reintegrar al pueblo el pleno ejercicio de sus libertades y de sus derechos individuales, políticos y sindicales. Un programa de contenido democrático y antiimperialista que establezca el control y la dirección planificada y nacionalizada de los puntos claves del sistema económico para sacar al país de su estancamiento, redistribuir de modo equitativo el ingreso, aniquilar el predominio de la oligarquía de intermediarios, banqueros y latifundistas y realizar una política de efectiva libertad y bienestar, basada en el esfuerzo productivo de todos los habitantes de la República.”

El 26 de marzo de 1971, la nueva fuerza tiene su bautismo de masas.

Juan José Crottogini lo definió como “un plebiscito en la alegría como el de Líber Arce fue un plebiscito en el dolor”

 

Discurso de Liber Seregni el 26 de marzo

El 25 de Agosto de 1971 se aprobaron las Primeras 30 Medidas del Gobierno.

El 28 de noviembre se cumplen 40 años de aquella gesta. Ese día el FA obtenía 304,000 votos, (18,30%) del total, multiplicando los obtenidos por toda la izquierda en la última elección de 1966.

Debemos seguir bregando por los cambios profundos, para los que nació el Frente Amplio, en la lucha por la superación del capitalismo, como lo marcan aquellos documentos fundacionales.

El mundo ha cambiado, si, pero para profundizar la injusticia, concentrar la riqueza en menos manos, como lo demuestra la actual crisis económica mundial.

El homenaje a los fundadores, a los caídos, a los torturados, a los encarcelados, a los incasables luchadores de todas la horas no es un acto, una estatua, un museo, sino llevar adelante las ideas por las cuales lucharon y lo dieron todo, por la verdadera liberación de nuestros pueblos de las cadenas de la explotación.

Y eso no quiere decir que no se realicen los merecidos homenajes.

 

 

Compartir
Joomla templates by a4joomla