bridge1.jpgbridge6.jpgbridge2.jpgbridge3.jpg

21/09/2012

Se extiende el pensamiento de que el sistema no resiste, o que el planeta y la humanidad no resisten al sistema.

La tarea es lograr acuerdos para encarar alternativas al capitalismo, como vía de aproximación al socialismo.

Unir esfuerzos en esa búsqueda. Puntos de acuerdo, ideas en común, elementos programáticos que permitan superar, aún en pequeñas medidas, los límites del desastre actual. Con la suficiente amplitud -para que sea de masas- y profundidad, para que no se confundan con simples cambios cosméticos.

Decía Rosa, con razón, que: “...en cada período histórico la lucha por las reformas se lleva a cabo solamente dentro del marco de la forma social creada por la última revolución. He aquí el meollo del problema”. Es decir, que las reformas operan en el marco del cambio estructural producido anteriormente. Por ello, hay reformas que son necesarias precisamente para mantener estable una estructura o sistema, para perpetuarla.

También es verdad que ciertas reformas pueden producir su debilitamiento o inestabilidad si modifican la función o situación de uno o varios elementos respecto a los otros. Es así que hay reformas que sin alcanzar a modificar la estructura o sistema pueden tener una potencialidad revolucionaria: todas aquellas que acrecientan el poder social, económico, político y cultural de los dominados tienen esa potencialidad revolucionaria, pero en tanto ese poder acrecentado se dirija a cambiar el orden dominante existente. Como también es cierto que toda revolución permanece y avanza con reformas. Sólo el análisis histórico- concreto puede dar respuesta a esas distintas posibilidades. ” (Beatriz Stolowicz El debate actual...pag.3)

 

 

Esto nos ayuda a pensar la realidad, en un momento complejo, en que confluyen las posibilidades de profundizar los cambios “Con reformas que pueden tener una potencialidad revolucionaria...que acreciente el poder social, económico, político y cultural de los dominados..” o a consolidar el poder del capital.

También advierte la autora:

El capitalismo se reforma

Bernstein era una expresión exitosa del constante empeño de los ideólogos del capitalismo por influir en el pensamiento socialista mediante el falseamiento del marxismo, que observamos hasta nuestros días. Pese a los intentos por hacerlo desaparecer, su fuerza explicativa del capitalismo nunca pudo ser negada. Una forma de inutilizarlo en su potencia crítica, teórica y política, ha sido tergiversar las ideas de Marx para ridiculizarlas como positivistas, mecanicistas, mesiánicas, utópicas, etcétera. Otra forma, como la que inició Bernstein, es una burda pero no siempre evidente fusión de las ideas de Marx con la teoría económica burguesa en una suerte de marxismo neoclásico, que tuvo diversas expresiones en la socialdemocracia de mediados del siglo XX, y que reaparece bajo nuevas formas en el autodenominado marxismo analítico desde la década de 1980. Hay que cuidarse también de los repentinos redescubrimientos de Marx –como ocurre actualmente tras el estallido de la crisis capitalista- puestos al servicio de los ajustes buscados por el capitalismo para perpetuarse, que hacen un uso a modo de Marx para aparecer como posturas “alternativas” sin salirse del sistema. ”(Beatriz Stolowicz El debate actual...pag.5)

Que cambiar?

Buscar elementos que puedan ser la inflexión, en la superación del actual sistema, frente a aquellos que lo perpetúan.

Hay quienes plantean: el socialismo es lo mejor, pero el capitalismo es lo posible. Ahora lo único cierto es la inversión privada, la gestión privada, pues lo público no funciona, el estado es ineficiente, incapaz de administrar, de dirigir, controlar a sus propios funcionarios.

Se pretende una transformación profunda en un futuro (lejano), sin cambiar nada en el presente. La única alternativa es, mejorar lo posible, aumentar las ganancias privadas y asistencialismo para los más débiles.

La actualización ideológica, la modernización del FA

¿Es posible construir la nueva sociedad, con nuevos valores, sin un proyecto, un objetivo, una idea -aunque sea primaria-, por la cual luchar?

¿Sin tratar de ganar a la mayoría, para esas ideas? Convencidos que es necesario y posible el cambio.

¿Es posible una construcción humana, sin pensarla? Más cuando nos enfrentamos a la fuerza más inmensa que se haya constituido hasta hoy, en la sociedad. La concentración de riqueza a niveles desconocidos, el desarrollo de la ciencia, el dominio de la naturaleza.

Decía el “Che”:

En ese capitalismo desarrollado están los gérmenes técnicos del socialismo mucho más que en el viejo sistema del llamado cálculo económico que es, a su vez, heredero de un capitalismo que ya está superado en si mismo y que, sin embargo ha sido tomado como modelo de desarrollo socialista.”

Debiéramos pues mirar en el espejo donde se está reflejando una serie de técnicas correctas de producción que todavía no han chocado con sus relaciones de producción.”

Es necesario analizar esas relaciones sociales de producción que se deben alentar, para superar la situación de estancamiento y las dificultades para la gestión de las empresas en manos de la sociedad. (El Periodo de transición en los procesos latinoamericanos -I )

La bonanza no es para siempre en el capitalismo.

El sistema necesita la crisis para su supervivencia. Hay que prepararse para el momento en que las contradicciones estallan. Los países europeos, dentro de la zona euro, parecían intocables, blindados, hoy se debaten en una profunda crisis, que no se le ve el fin: Grecia, Irlanda, Portugal cayeron, España e Italia viven grandes dificultades, mientras Francia, Inglaterra y Alemania caen en la recesión nuevamente.

No es sólo la pobreza, sino la velocidad en que se produce el desplazamiento de masas, de una vida digna, hacia la miseria y la exclusión.

Hay tiempos de cambios profundos y hay tiempos para acumular fuerzas. No se puede esperar que dentro de cien años, una sociedad distinta, en un sólo acto, surja como por encanto.

Sólo se producen los cambios cuando los pueblos se preparan para ello, tienen estrategia, ideas, fuerza para llevarlos adelante. Cuando una nueva situación da esa oportunidad, ésta puede perderse, por no estar preparados o porque el enemigo se preparó mejor. En este caso, con nuevos ajustes, la clase dominante reafirmará su dominio económico, político e ideológico.

Vale la pena recordar la experiencia socialdemócrata en Europa, sumados a la ideología dominante, que termina aplicando políticas que favorecen la mayor concentración de capitales, olvidando a los sectores populares.

Renunciar a la organización en el campo popular, es renunciar a la lucha, es entregar el poder a la burguesía.

Visto que el liberalismo burgués ha vendido su alma por miedo a la creciente movilización obrera y a su objetivo final, llegamos a la conclusión de que el movimiento obrero socialista es hoy el único puntal de aquello que no es el objetivo del movimiento socialista: la democracia. Debemos sacar la conclusión de que el movimientos socialista no está atado a la democracia burguesa, sino que, por el contrario, la suerte de la democracia está atada al movimiento socialista.” (Rosa Luxemburgo Reforma o Revolución. Pag-38)

Por lo tanto, afirma, la revolución social, es la forma de afirmar la democracia, y quienes optan por el método de la reforma,

no optan por una vía más tranquila, calma y lenta hacia el mismo objetivo, sino por un objetivo diferente. ..Nuestro programa no es ya la realización del socialismo, sino la reforma del capitalismo; no es la supresión del trabajo asalariado, sino la reducción de la explotación, es decir, la supresión de los abusos del capitalismo en lugar de la supresión del propio capitalismo.” (Rosa Luxemburgo Reforma o Revolución. Pag-39)

Los orientales, debemos encontrar ese núcleo de ideas que definan los cambios, también a través de reformas, si, pero que apunten a la supresión del trabajo asalariado. Un movimiento, un espacio o corriente de pensamiento, un objetivo final y una plataforma mínima, un camino, como alternativa al sistema capitalista.

Unión de los frenteamplistas, que buscan una alternativa al capitalismo y sienten que el FA es la herramienta que ha construido el pueblo uruguayo, con ese fin.

 

 

 

Joomla templates by a4joomla