bridge3.jpgbridge2.jpgbridge1.jpgbridge6.jpg

Descubren tumores en ratas alimentadas con maíz transgénico

Ratio:  / 0
MaloBueno 
Compartir

20/09/2012

En la imagen se observan malformaciones en los roedores que, según un estudio, habrían sido causadas por el tipo de alimentación que recibieron.
Foto: AFP

El grupo de expertos favorables a los organismos genéticamente modificados (OGM) aseguró que hasta ahora ningún estudio reveló efectos tóxicos en animales. “Existen numerosos estudios toxicológicos que evaluaron los efectos a largo plazo de los OGM en la salud de los animales. Estos estudios realizados con ratas, pero también con otros animales, por parte de investigadores de distintos horizontes, nunca revelaron efectos tóxicos”, dijo la Asociación Francesa de Biotecnologías Vegetales (Afbv).

Un estudio francés publicado este miércoles en la revista internacional ‘Food and Chemical Toxicology’ asegura que las ratas alimentadas con maíz transgénico mueren antes y sufren cáncer con más frecuencia que las demás, unos resultados “alarmantes”, según sus autores. Sin embargo, según la Afbv, el estudio dirigido por Gilles-Eric Seralini, profesor en la Universidad de Caen (Norte), “no es el primero en evaluar los efectos a largo plazo de los OGM en la salud”, contradiciendo el informe que asegura que sí es el primero en el mundo en hacerlo.

 

La Afbv, que dijo tener a disposición del público “la lista de esos estudios (…) para los que deseen tener información diversificada”, indicó que esperaría los detalles del estudio dirigido por Seralini para pronunciarse.

TUMORES EN RATAS QUE COMIERON MAÍZ TRANSGÉNICO

El controvertido estudio revelado este miércoles fue realizado por franceses que anteriormente han sido críticos de los alimentos genéticamente modificados. Los tumores fueron detectados en roedores alimentados durante toda su vida con maíz transgénico de Monsanto o expuesto a su fertilizante más vendido, Roundup. Los animales sufrieron tumores y daños múltiples en sus órganos, según el estudio publicado este miércoles. Aunque el principal investigador del trabajo haya sido crítico en el pasado con la industria, lo que puede hacer que otros expertos se muestren cautos a la hora de sacar conclusiones apresuradas, los resultados generarán controversia sobre este tipo de cultivos.

En una iniciativa poco habitual, el grupo investigador no permitió a los periodistas pedir comentarios externos antes de su publicación en la revista profesional Food and Chemical Toxicology y de su presentación en una rueda de prensa en Londres. Gilles-Eric Seralini, de la Universidad de Caen, y sus colegas, dijeron que las ratas alimentadas con una dieta que contenía NK603 -una variedad de semillas modificadas genéticamente para tolerar las dosis de Roundup- o a las que se dio agua que contenía niveles de este químico permitido en Estados Unidos habían muerto antes que las que siguieron una dieta normal.

Los animales bajo dieta genéticamente modificada sufrieron tumores mamarios, así como daños severos en hígados y riñones. Los investigadores dijeron que el 50 por ciento de los machos y el 70 por ciento de las hembras murieron de forma prematura, frente a sólo el 30 por ciento y el 20 por ciento en el grupo de control.

Seralini formó parte de un equipo que expresó temores sobre la seguridad basándose en un estudio en ratas de menor duración publicado en diciembre del 2009 en una revista científica, pero este lleva las cosas un paso más allá al seguir a los animales a lo largo de su ciclo vital, de dos años.

Monsanto dijo en ese momento que los científicos franceses habían alcanzado “conclusiones no corroboradas”. Seralini cree que sus últimos estudios en ratas aportan un punto de vista más realista y mejor documentado sobre los riesgos que los ensayos de alimentación durante 90 días que forman la base de las aprobaciones de cultivos modificados, ya que tres meses es sólo el equivalente de la primera fase de la edad adulta en ratas.

Monsanto no estuvo inmediatamente disponible para comentarios, pero el grupo ha dicho en el pasado que sus productos son seguros y que no hay evidencias creíbles de riesgos para la salud de humanos o animales derivados del consumo de cultivos transgénicos.
Fuente: Portafolio.com – AFP y REUTERS

Compartir
Joomla templates by a4joomla