bridge6.jpgbridge3.jpgbridge2.jpgbridge1.jpg
Página12 - 15/05/2012

El Premio Nobel de Economía sostuvo además que esa situación provocará una corrida bancaria en España e Italia que podría derivar en “el fin del euro” si Alemania no lo evita.

El Premio Nobel de Economía Paul Krugman afirmó que Grecia abandonará el euro el mes próximo, situación que provocará una corrida bancaria en las principales entidades financieras de España e Italia. Incluso afirma que para evitar una quiebra generalizada de esas compañías, los Estados impondrán una suerte de corralito, limitando los retiros de efectivo y prohibiendo transferir depósitos al exterior. El economista estadounidense señaló además que, dependiendo de la decisión que tome Alemania, esta situación podría llevar al fin del euro en los próximos meses.

En un artículo publicado en su blog del diario The New York Times, con el titulo “Eurodämmerung”, Krugman describe cuatro fases de la crisis europea. En primer lugar, ubica la “salida griega del euro, muy posiblemente el próximo mes”. Según la secuencia que plantea, eso profundizaría aún más la crisis de confianza de los inversores, quienes comenzarían a retirar cuantiosas cantidades de dinero de los bancos italianos y españoles, llevándose ese dinero a Alemania.

La tercera fase contempla el establecimiento de “controles de facto” por parte de los Estados para evitar que los ahorristas saquen los fondos de los bancos y los fuguen del país. “Alternativamente o puede que al mismo tiempo, se producirán grandes inyecciones por parte del Banco Central Europeo con el fin de evitar el colapso de la banca”, agrega como alternativa para esa tercera etapa.

En este contexto, Krugman señala que Alemania tendrá que elegir entre aceptar los reclamos de España e Italia, y asumir un drástico cambio de estrategia que les proporcione garantías para rebajar los intereses de su deuda así como una mayor inflación que facilite el ajuste de precios, o aceptar el fin del euro.

El jueves 3 de mayo, Krugman también escribió un post en su blog referido a la Zona Euro, en el que afirmó que los países del bloque debían seguir el ejemplo brindado por Argentina. El detonante fue la publicación de un artículo en la revista Slate, propiedad del The Washington Post, donde el periodista Matthew Yglesias destaca el crecimiento económico y del empleo en Argentina a partir de la devaluación y recomienda a las autoridades de España, Grecia y Portugal que abandonen el euro para recuperar su soberanía económica en lugar de profundizar el ajuste. A partir de ello, Krugman ponderó las lecciones que ofrece Argentina y cuestionó la cobertura que la prensa internacional realiza sobre la situación del país.

La posibilidad de que Grecia abandone la Eurozona fue reconocida ayer por primera vez por el titular del Banco de Bélgica, Luc Coene, quien incluso sostuvo que sería posible llevar a cabo un divorcio amistoso. “Un divorcio nunca es algo bueno. Puedes hacer las cosas de una manera amable, pero pueden llegar a ponerse feas y difíciles. Supongo que un divorcio amistoso, si alguna vez fuera necesario, sería posible, pero aun así lo lamentaría”, afirmó Coene en una entrevista concedida al diario británico Financial Times.

El ministro de Finanzas de Alemania también evaluó abiertamente la posibilidad de que Grecia deje el euro. Cuando lo consultaron sobre el tema, el conservador Wolfgang Schaüble afirmó que Alemania se prepara para todos los escenarios posibles y luego afirmó que no se puede obligar a nadie a permanecer en la Zona Euro. La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó, por su parte, que “es mejor para Grecia permanecer en la Zona Euro”, pero advirtió que la solidaridad acabará cuando los griegos incumplan sus compromisos de deuda, aunque al finalizar sostuvo que no cree que eso ocurra.

Joomla templates by a4joomla